Un 2017 que avizora una estabilidad para el futuro

En la fecha clásica, Gimnasia tuvo una de sus mejores perfomance del año.

En la fecha clásica, Gimnasia tuvo una de sus mejores perfomance del año.

Las juveniles de Gimnasia que coordina Marcelo Ramos tuvieron un año positivo en lo que respecta al juego y sincronización con el fútbol infantil y profesional. Después de varios años en los que se entrecortaron los procesos, la dirigencia apuesta a continuar de la misma manera y así lograr un trabajo sostenido en el tiempo que sería positivo para obtener réditos a futuro.
 
La salida de Andrés Yllana de la coordinación a fines del año pasado marcó en Gimnasia Esgrima La Plata una nueva modificación en la estructura del fútbol juvenil. Previo a él, Favio Fernández y antes Ariel Pereyra estuvieron a cargo de la coordinación, aunque sin la posibilidad –necesaria– de lograr sostenerlo en el tiempo, tener vínculos directos con el plantel superior y sin vocación de las dirigencias de entender al fútbol formativo como una inversión.
 
Esta nueva dirigencia, desde la campaña electoral, buscó un grupo de dirigentes jóvenes para trabajar con el fútbol formativo y, una de las primeras decisiones, fue convocar a Marcelo Ramos, quien ya había trabajado en otras ocasiones en el club, para ofrecerle la coordinación del fútbol amateur. Ramos armó su estructura de trabajo y con un torneo más favorable desde lo organizativo que en años anteriores, Gimnasia coronó un positivo 2017.
 
El certamen, que a diferencia de años anteriores tenía una etapa clasificatoria de pocas fechas, tuvo el mismo formato que el de la Superliga de Primera división y eso le permitió al equipo de trabajo, no tener que adjudicarse resultados tan prontamente como lo era tiempo atrás.
 
Y eso no solo les permitió a las juveniles de Gimnasia mejorar en competitividad, ya que enfrentó a rivales de fuste, sino también poder medirse ante todos los equipos, algo que no sucedió durante 2015 ni 2016 para el Lobo.
 
Si bien en Juveniles analizar un año en virtud de los resultados sería imparcial y poco riguroso, éstos ayudan a confirmar por qué camino se conducen. Y los resultados –tras dos años sin alta competitividad–, podríamos decir que fueron buenos: Gimnasia terminó en mitad de tabla en las posiciones de la tabla general de las seis divisiones. En competencia individual, fue la categoría 2000 la que tuvo su mejor performance.
 
Desde lo organizativo, si bien está a la vista que las mejoras de nivel aún no han llegado a los predios Estancia Chica y el Bosquecito, las modificaciones avanzan de a poco. Independientemente de esas obras de infraestructura que llevan tiempo, si hubo otros cambios que son un paso fundamental en la reconstrucción. Una de las más notables inversiones que realizó la dirigencia fue la de permitir que los equipos tengan hospedaje y día de descanso en los cotejos en los que se enfrentaban con equipos del interior. Pareciera algo común o simple, pero no lo es y son muy pocos los clubes que lo realizan.
 
Además durante todo el año continuó con las captaciones por el interior del país, generando esto competitividad y también presencia del club en varios puntos de la Argentina. La remodelación de la pensión también es un punto a destacar y que se verá reflejado el próximo año.
 
En cuanto a la sincronización con el fútbol infantil, habrá que evaluar el año próximo cómo se acoplará la categoría 2004, pero en la idea de juego y la importancia de trabajar con jugadores  de La Plata y alrededores, existe. Lo mismo sucede con la Reserva y Primera División.
 
En Reserva jugaron en gran medida jugadores surgidos de las Inferiores y que no poseen contrato. Además el cuerpo técnico afrontó partidos como entrenadores de la Primera División, demostrando capacidad, idoneidad y siendo capaces en un futuro de ser ellos quienes comanden al equipo.
 
El 2017 fue así un año exigente pero también de prueba. Ahora todo el equipo de trabajo –continuarán los mismos nombres–, tendrán el desafío de trabajar sobre esos cimientos para mejorar en todos los aspectos para permitirle en un futuro, tener un plantel profesional con mayoría de jugadores surgidos de las divisiones formativas y recurrir lo mínimo posible al mercado externo. Es un trabajo arduo, pero con tiempo y objetivos claros, Gimnasia, como ya lo ha hecho otros años, podría lograrlo. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.