Sin brillar buscó su identidad de juego

El plantel de las 2001 después del clásico ganado ante Gimnasia, que el próximo año estará en la Séptima

El plantel de las 2001 después del clásico ganado ante Gimnasia, que el próximo año estará en la Séptima

En su segundo año de juveniles, los 2001 conducidos técnicamente por Edgardo Zapiola redondearon una campaña irregular que fue de menor a mayor, pero el arranque condenó a la Octava, que no encontró con claridad las armas con las que podía lastimar, y sufrió muchos goles en contra a pesar de tener varios puntos altos en la defensa.
 
Durante el año el esquema no varió demasiado, jugó con un 4-3-3 y sin referente de área en el plantel, por lo que el delantero de turno (a veces Enzo Montiel, otras Román Saccani o Tomás Martín, sobre el final del torneo llegó Benjamín Landriel y se ganó la titularidad a base de goles) tendió a retrasarse y asociarse en corto. Un recurso que utilizó mucho fue el pelotazo largo al espacio vacío, especialidad del armador de juego de la Octava, el Bocha  Saccani, para aprovechar la velocidad de los que juegan por afuera (Rocco Causa, Matías Fernández o Denic Tello) e intentar terminar la jugada en el centro, lo que fue una búsqueda complicada ya que no tenían un definidor de área que aporte su cuota de gol.
 
Más allá de que empezó con una victoria importante ante San Lorenzo en condición de visitante, estuvo seis fechas sin volver a conocer el triunfo. Cinco fueron las derrotas consecutivas que sufrieron los de Zapiola, que les costó encontrarle la vuelta a su juego para poder imponerse, estas fueron ante River Plate, Boca Juniors, Chacarita, Vélez Sársfield y Banfield; seguido por un empate ante Ferrocarril Oeste.
 
La 2001 tuvo que esperar hasta la fecha 7 para reencontrarse con la victoria, fue en condición de local ante Argentinos Juniors, luego cayó contra Nueva Chicago y volvió a ganar frente a Camioneros; después de la derrota que sufrió ante Huracán llegó lo mejor de la categoría en esta Liga Metropolitana. En la fecha 11 los dirigidos por Edgardo Zapiola dieron el batacazo y le ganaron a Gimnasia por la mínima diferencia con un golazo de Román Saccani desde más de 30 metros, en un encuentro muy disputado fue el Bocha quien vio al arquero adelantado y probó para poner cifras definitivas al Clásico Platense.
 
El resto del campeonato continuó variando resultados, sin poder encontrar una regularidad que le pueda ayudar a terminar más arriba en la tabla de posiciones. A pesar de la firmeza de los del fondo, Iñaqui Chetegui y Rodrigo Fuentes de gran rendimiento en el 2016, los juveniles del León recibieron 26 goles y anotaron 27 en 20 fechas del torneo.  Fueron 3 victorias, 2 empates y 3 derrotas en lo que restó de la Liga Metropolitana para los de Zapiola que terminaron con 24 puntos una campaña de mitad de tabla que fue fiel reflejo de lo que pudo hacer el equipo en el año, alternando buenas y malas.  

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.