Sebastián Caballero y la cátedra de los tres palos

Caballero dialogó con IP en el triunfo por 2 a 0 de Gimnasia ante Estudiantes. Categoría 2012.

Caballero dialogó con IP en el triunfo por 2 a 0 de Gimnasia ante Estudiantes. Categoría 2012.

A los quince eligió su futuro. Uno de tantos jóvenes extranjeros que vio el horizonte en nuestro país: capital del fútbol y educación universitaria pública y de calidad. Maravilló en el CEFARQ y encontró su lugar como formador. El “diamante en bruto” que ejerce en Estudiantes. 
 
 “¿Me bancas dos segundos? Los dejó allá y hacemos la nota”. Avisa y se inclina para levantar los conos tortuga, uno por uno. Bordea el sintético a tranco lento, sin desatender el partido. A la altura del círculo central deja caer. Ya es mediodía, el sol ancló en City Bell. Eso le agrada, el buen clima. Es lo que más extraña de su Colombia natal.
 
Los domingos se aboca de lleno a su trabajo. Sebastián Caballero es uno de los entrenadores de arqueros de las infantiles del Pincha. También un joven de veinte años que encontró una oportunidad universitaria a más de siete mil kilómetros de su patria. Por las lluvias, la jornada contra Gimnasia se jugó en césped artificial. Las nuevas canchas se inauguraron a fines de abril en el Country Club.
 
 Desde Faustino Asprilla, en el 2004, hasta la actualidad, pasaron quince colombianos por el Albirrojo. Ni el mejor momento de Duván Zapata cautivó a Caballero en su niñez. No era gran seguidor de nuestro fútbol. Simpatizaba por Banfield y Racing, en épocas de James Rodríguez y Gio Moreno. “Desde que Leandro Cortizo me trajo a Estudiantes me enamoré del club”.
 
Eligió esta ciudad para entrenarse en el Centro de Entrenamiento Formativo para Arqueros (CEFARQ). También para estudiar Licenciatura en Educación Física. Su tía, Dafne Amaya, fue quien se lo propuso. Es investigadora del Conicet y docente en la facultad de Ingeniería de la UNLP. Estaba en La Plata desde 2006. 
 
Sebastián se probó en Gimnasia, Temperley y Estudiantes BA, pero no quedó. Sergio Donatto, uno de los formadores del CEFARQ en aquel entonces, lo llevó a atajar en CRIBA (Liga Amateur Platense). Allí comenzó también su experiencia en el trabajo con categorías infantiles.
 
En Piedecuesta, a quince kilómetros de Bucaramanga, vive su familia: padres, hermanos y Real Santander, el club de sus amores. Atajó desde los nueve años hasta que armó las valijas. Cuenta su madre, Dyana Carolina, que, cuando jugaba en novena división, una de las semifinales del torneo se dirimió en la tanda de penales. Ella, embarazada, ejerciía su rol a los gritos desde el alambrado. El 1 se lució, atajó tres remates y clasificaron. Esa misma noche nació su hermanita. “Mis profes me hacían bromas, querían que le pongamos de nombre Penalty”. En la final de ese año vencieron a Atlético Bucaramanga, el clásico rival.
 
De su padre, Christian, adoptó el carisma y el amor por la pelota. Él jugó en las juveniles de Millonarios hasta que una rotura del ligamento cruzado interno le cortó la carrera. Como legado materno incorporó la inteligencia y el orden. Fue un gran alumno en el secundario. Pese a eso, no le alcanzó para conseguir su primer objetivo estudiantil.
 
El estado colombiano evaúa a alumnos e institutos mediante las Pruebas Saber ICFES: En base a promedios otorgan subsidios para estudiar en la universidad. Sebastián se preparó todo el año. Quedó conforme con su resultado -consiguió una beca para estudiar en una pública- pero los establecimientos que la contemplaban no contaban con la carrera de educación física.
 
Caballero describe lo que pasó por su cabeza en su vuelo bautismo con la verborragia quien cuenta por primera vez. Fue en enero de 2016, un trasbordo nacional, desde el aeropuerto Palo Negro de Bucaramanga a El Dorado de Bogotá. Sus ojos empujan los recuerdos, se mueven un lado y al otro mientras hace la mímica con las manos. “Es algo impresionante. Sentir esa potencia, el despegue me tiró hacia atrás”.
 
En la cabeza del joven que se desprendía de una porción de su vida no habitaba el miedo, sino incertidumbre pura. Y da detalles. Que en migraciones lo miraban mal y él se sentía inseguro. Lo revisaban todo el tiempo. “Justo me había hecho el corte del ‘chipi’ Barijho” –acompaña con un ademán de cola de caballo en la nuca- “No sabía qué podía pasar en Argentina”.
 
Buenos Aires lo deslumbró. En Ezeiza, lo esperaban Dafne y su marido, Fabricio. Ella recuerda por WhatsApp: “recién empezaba a vivir con mi novio, pero él es muy generoso y le pareció muy bien la idea de apoyar a un sobrino”. Lo recibieron y ayudaron económicamente hasta que se independizó. “En el medio quede embarazada y Seba fue una gran mano, valió la pena su estadía”.
 
Una mañaba calurosa de enero pisó por primera vez la ciudad las diagonales. Convencido de que se iba a comer el mundo. Esa tarde entrenó eb el CEFARQ. Sergio Donatto recordó que era muy vergonzoso “hasta que después empezó a entrar en confianza y nos pasó por arriba”. A su vez, se llenó de elogios para describirlo. “Terrible el futuro que tiene ese pibe. Es un diamante en bruto. Tiene ese algo especial para poder captar lo que necesita el niño y transmitirselo. Un pasito más adelante de lo que él puede estar. Trata de romper los esquemas”.
 
Sebastián improvisa una visera con su mano, pegada a las cejas, para ver la secuencia con nitidez. Sus jugadores perdieron 2 a 0 y antes de retirarse para animar a los suyos habla de su futuro. No se conforma, espera cruzarse con otro avión: “Tengo pensado estudiar en Barcelona. Un máster en Alto Rendimiento Deportivo. También hacer el curso de entrenador de arqueros de la UEFA”.
 
Está en cuarto año de la licenciatura en Educación física. Alguna vez coincidió con Foyth en los pasillos de la facultad de Humanidades de la UNLP, en 51 entre 134 y 125. Y hace poco, en City Bell. “Se acercó al country después de la Copa América y estuvo con nosotros. Lo mismo la Bruja Verón y Juan Sebastián. Quiero seguir acá, aprender más. Espero también estar en la inauguración del estadio nuevo” asegura el hombre nacido en Piedecuesta, sin poder esconder la mueca de sonrisa.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4592
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636