Se distrajo en el complemento y lo pagó caro: El análisis de un empate con sabor amargo

Imagen: Prensa Estudiantes.

Imagen: Prensa Estudiantes.

El Pincha lo ganaba cómodo, pero en una ráfaga de ocasiones similares el Taladro se lo empató. El elenco de Ricardo Zielinski no pudo cerrar el partido y llegó a cuatro encuentros sin ganar. Así y todo, la mejor noticia es que, con el punto obtenido, el equipo albirrojo volvió a posicionarse entre los primeros cuatro equipos de la Zona A. 

 

Fueron cuatro las modificaciones en relación a la derrota ante San Lorenzo: Francisco Apaolaza (23) ingresó por Mauro Díaz, Iván Gómez (24) se metió al equipo en lugar de Jorge Rodríguez, Lucas Rodríguez (23) volvió a la titularidad en reemplazo de Nicolás Pasquini y Fernando Tobio sustituyó a Fabián Noguera. El Ruso volvió a apostar por el doble nueve, Juan Manuel Sánchez Miño actuó como lateral por izquierda y Gómez acompañó a Ayala en la mitad de cancha.

 

El equipo local, sumergido en un ambiente confuso y con 18 bajas por COVID-19, presentó en su alineación a tres jóvenes que hicieron su debut: Ramiro Di Luciano, Ignacio Rodríguez y Matías González. Ante la necesidad de construir un equipo ordenado, Javier Sanguinetti, entrenador del Taladro, apostó por una línea de cinco defensores, aunque la novedad estuvo en el ataque. Mauricio Cuero, quien explotó en el equipo jugando como extremo, acompañó a Ramiro Enrique en el centro del ataque. 

 

El juego arrancó favorable para el equipo albirrojo, que intentó imponer su idea y salió decidido a lastimar el arco rival. En este sentido tuvo una destacada participación Lucas Rodríguez, que arrancó el partido como volante por izquierda. Con facilidades para encarar hacia el centro, Tití fue el arma más peligrosa para Estudiantes y el conductor del juego en los primeros minutos. El objetivo del equipo de Zielinski estuvo claro, buscó hacer ancho el terreno para lastimar por los costados. 

 

Meritoriamente, a los 20 minutos encontró la apertura del marcador mediante un golazo de Apaolaza. El atacante de Magdalena le aportó frescura al equipo y logró conectarse de buena manera con Leandro Díaz, quien lo encontró con una buena asistencia en la previa al remate de media distancia. Además, el delantero surgido de la cantera se movió por todo el frente de ataque y realizó un gran desgaste, colaborando en la presión cuando los defensores de Banfield intentaron salir jugando. Terminó con una molestia muscular, pero si se recupera probablemente sea una alternativa viable para Zielinski

 

El juego del equipo local quedó supeditado a algún arranque de Cuero, el más peligroso en el Taladro. Con el correr de los minutos, De Luciano, el carrilero por derecha, empezó a adquirir confianza y logró conectarse con el colombiano, pero ninguno de los intentos causó demasiado peligro para el arco defendido por Mariano Andújar, espectador de lujo en la primera mitad. 

 

Sin embargo, en el complemento la historia se modificó. Gómez estaba amonestado y por eso Zielinski decidió incluir a Nicolás Pasquini. De esta manera, el 4-4-2 se mantuvo pero Sánchez Miño fue el acompañante de Ayala en la mitad de cancha. El Pincha perdió peso ofensivo y decidió tener más la posesión de la pelota, con ánimos de desgastar a un Banfield que parecía sin respuestas desde lo futbolístico. 

 

A diferencia de lo ocurrido en la primera mitad, con la inclusión de Miño en la mitad de cancha, Estudiantes concentró su juego en dicho sector del campo. El Taladro, al acecho, empezó a presionar con mayor constancia y logró incomodar al equipo de Zielinski. El doble nueve albirrojo perdió las buenas sensaciones mostradas en la primera mitad y la sociedad Díaz-Apaolaza se rompió cuando Pancho pidió el cambio producto de una molestia muscular. En su lugar ingresó Pablo Sabbag. Además, Manuel Castro dejó el campo de juego e ingresó Ángel González, manteniendo el esquema. 

 

En una ráfaga de ocasiones similares, donde se reiteraron infracciones lejos del área de Andújar y se notaron dificultades en la marca de la pelota parada, Banfield empardó las acciones. Quizás haya sido inmerecido por el desarrollo del partido, pero lo cierto es que Estudiantes no encontró el rumbo con el correr de los minutos de la segunda mitad. Los ingresos de Martín Cauteruccio y de Mauro Díaz no lograron cambiar la ecuación. Tampoco lo consiguió el Pincha con las subidas de Godoy sobre el final, convirtiéndose en un volante más. 

 

El punto sabe amargo. Por el contexto y el desarrollo del partido, eran tres unidades fundamentales para Estudiantes en la lucha por quedar en los primeros puestos del torneo. La buena noticia es que enfrentará a Aldosivi sabiendo que, de ganar, se mantendrá en el lote selecto de los equipos que clasificarían a la próxima instancia. El próximo compromiso, ante el Tiburón, será el próximo sábado en el Estadio Jorge Luis Hirschi.

 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4741
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636