Quatrocchi y Desio participaron de un debate futbolístico enriquecedor

La charla fue impulsada por Cátedra Deportiva, puede verse completa en su canal de Youtube

La charla fue impulsada por Cátedra Deportiva, puede verse completa en su canal de Youtube

Pablo Quatrocchi, coordinador del fútbol juvenil de Estudiantes y Hermes Desio, actual director del fútbol infanto juvenil de Talleres, formaron parte de una charla en la que, junto a otros colegas, compartieron conceptos futbolísticos y explicaron su rol en la etapa formativa de los jugadores.
 
Por Justo Ferella (@FerellaJusto)
 
Ambos fueron entrenadores de Primera división, pero con el paso del tiempo se dieron cuenta de que su función en el fútbol era diferente. La pasión por colaborar en el proceso formativo de los jóvenes los llevó a priorizar el acompañamiento a los chicos, por sobre el trabajo en planteles mayores. Es por eso que ambos destacaron que para ser técnico de fútbol juvenil hay que estar identificado con el puesto y ser consciente de la responsabilidad otorgada. “En este rubro se necesitan entrenadores con vocación, que no utilicen el cargo para luego saltar a una Primera División”, señaló Quatrocchi.
 
“Un chico por partido toca la pelota aproximadamente 50 segundos. Nosotros le podemos brindar herramientas, pero ahí es el momento en el que debe tener libertad y criterio para decidir”, expresó Desio, en relación a la metodología con la cual le gusta trabajar. Además, sostuvo que, a pesar de que en los entrenamientos se practican conceptos para tomar buenas decisiones, al futbolista lo nutre el juego y necesita del error para aprender. Quatrocchi, en la misma sintonía, resaltó que hay que comprender los momentos en los cuales el entrenador debe hablarle al chico en un partido, ya que en la mayoría de los casos se ejecuta lo que indica el técnico y eso perjudica al criterio del futbolista.
 
Priorizar el aprendizaje por sobre el resultado es otro lema con el cual ambos se identifican y trabajan en sus respectivos ámbitos. Si bien destacaron que ese aspecto puede modificarse según el club para el que hagan su servicio, señalaron que un proceso de fútbol juvenil debe estar acompañado bajo esa ideología. Lógicamente, en consecuencia de dicho concepto, el futbolista juega con libertades y no siente la presión que conlleva cometer un error. Es por eso que Desio prefiere a un joven que se equivoca, por sobre uno que ni siquiera lo intenta. Quatrocchi, con el mismo objetivo, destacó que la decisión debe analizarse finalizado el partido, ya que en el momento no se puede juzgar al pibe.
 
En relación a la metodología de entrenamiento aplicada tanto en Estudiantes como en Talleres, los dos argumentaron que debe tenerse en cuenta la idiosincrasia del club en el cual trabajan, para establecer el armado de las prácticas. “A pesar de no cuestionar otras metodologías ni centrarme en la mía, me gusta ensayar sobre la idea de juego y, en caso de que algún concepto no esté claro, reforzar con ejercicios analíticos y explicativos en el campo”, expresó Hermes. Por su parte, Quatrocchi coincidió con su colega y agregó que le interesa entrenar situaciones que quizás en un partido no se dan mucho, pero que cuando aparecen deben resolverse con una buena decisión, en milésimas de segundos.
 
A su vez, Desio expresó que es necesario trabajar con pelota durante todo el entrenamiento. Eso le genera confianza al joven y mejora su capacidad técnica. Además, destacó: “Se establecen ejercicios en espacios reducidos para mejorar la conexión entre los jugadores y para lograr que cada chico progrese, en relación a sus habilidades técnicas”.
 
Al priorizar lo formativo antes que el resultado, ambos expresaron que entienden al fútbol juvenil como ‘prueba y error’. A su vez, coincidieron en que el futbolista debe tener ciertas libertades y pasar por distintas circunstancias de un partido para entender los momentos del mismo. “El chico tiene que vivir situaciones futbolísticas para comprender si tiene que jugar a uno o a dos toques. Desde nuestro lugar, brindamos herramientas, pero él debe tener el carácter y el poder para decidir”, señaló Pablo. Desio, con una mirada más subjetiva sobre el mismo tema, expresó: “Me gusta el pibe que sabe jugar a un toque, ya que eso refleja su intuición en el juego. Sin embargo, es entendible que esto no se adquiera a la brevedad, por lo cual en los entrenamientos hacemos mucho hincapié en la técnica”.
 
La relación entre coordinador y entrenador
 
Si bien la metodología de trabajo es la misma para todas las categorías juveniles, el coordinador no influye al máximo en la mirada del entrenador, ya que le otorga libertades. “El técnico es libre para trabajar con su sistema preferido, que es elegido en relación a las características de los futbolistas”, aclaró el coordinador de las juveniles de Estudiantes. Asimismo, Desio comentó que la intención es trabajar sobre la idea de juego, de modo tal que sea idéntica en todas las divisiones del club. “No nos enfocamos en el dibujo táctico, sino que profundizamos en las formas con las cuales se desempeña cada equipo”, destacó el actual coordinador del fútbol infanto juvenil de Talleres.
 
Una herramienta especial que une al coordinador con el entrenador es el videoanálisis. Este elemento, fundamental en el fútbol, adquirió demasiada importancia en los últimos tiempos. Todos los partidos de cada categoría son filmados y los coordinadores manejan un software, en el cual almacenan una base de datos de cada jugador. Aquí aparece el nexo con el entrenador, ya que es una herramienta que posee cada técnico para realizar el seguimiento de los futbolistas y repasar los partidos, para luego corregir aspectos generales. Además, funciona como una carta de presentación para los jóvenes cuando llegan a edades decisivas, en las cuales se determina su futuro.
 
El modelo de trabajo europeo
 
“Tenemos herramientas y estamos capacitados para hacer bien nuestro trabajo. Hay entrenadores y coordinadores muy capacitados, con una gran trayectoria en el ambiente del fútbol. Creo que no tenemos nada que envidiarle a Europa”, sentenció Quatrocchi. Sin embargo, Desio opinó: “Tenemos que cambiar la parte cultural, ya que no siempre el que gana es el más exitoso. Tuve la oportunidad de conocer clubes del interior de nuestro país y entendí que hay muchísima gente capacitada. Creo que la principal diferencia entre el modelo de trabajo europeo y el nuestro es la mentalidad de las personas. Acá si no ganás no servís, es por eso que trabajamos constantemente para intentar cambiar esa realidad y eliminar esa percepción”.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4592
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636