Platenses en Europa: el caso de Nicolás García Campodónico

Nicolás García Campodónico jugó durante ocho años en Gimnasia. (Foto: Todo Juveniles)

Nicolás García Campodónico jugó durante ocho años en Gimnasia. (Foto: Todo Juveniles)

El Diario Marca de España borró una noticia publicada horas atrás que se había vuelto viral. Parece ser que Cristiano Ronaldo no transformará sus hoteles en hospitales, ni financiará el tratamiento para damnificados por la epidemia del Coronavirus en Portugal.
 
Ajeno a la irresponsabilidad periodística, el delantero de Juventus cumple con la cuarentena en la isla de Madeira, su ciudad natal. Y a 43 kilómetros de distancia, Nicolás García Campodónico también evitó el alarmismo y narró su rutina con mesura a la espera del retorno de las actividades.
 
Es platense, tiene 21 años y jugó en Gimnasia, Racing de Olavarría y ADIP. Sin esperarlo, arrancó el 2020 con la responsabilidad de dar una respuesta. ¿Desarmarías tu vida para probar suerte en el fútbol europeo?
 
Carlos Girardengo, de vasto recorrido como técnico en el fútbol del interior de nuestro país, lo tentó para que se sume a las filas del Portosantense. “Para mi es una oportunidad de reinsertarme y volver al ruedo”, comentó el defensor de último paso en la Liga Amateur Platense.
 
16 futbolistas viven actualmente en la sede del club. Tomás Cowen, hijo del ex candidato a presidente Tripero, es el único argentino con el que comparte la experiencia. El resto de sus compañeros, que conviven en días de precaución y sumo cuidado, son colombianos y portugueses.
 
Sin competición hasta el 29 de marzo, las horas transcurren lentamente en la isla. “Estamos con un plan de entrenamiento de grupos reducidos, entre cuatro y cinco, como para no juntarnos mucho”. A diferencia de España e Italia, la situación en Portugal no es tan aguda.
 
Porto Santo tiene seis mil habitantes. Los sitios web de turismo la enaltecen por su tranquilidad, que condice con la nula cantidad de semáforos y el bajo índice de delitos en la zona. La costa sur es la mejor playa de dunas del país, según el portal La Vanguardia de España.
 
Con respecto al avance del virus, no han tenido sobresaltos pero toman recaudos. Nicolás contó que “en nuestra isla no hay ningún infectado. Todas las personas que llegan desde el exterior tienen que hacer dos semanas de aislamiento. La gente está bastante asustada”.
 
El viejo continente como horizonte de resurrección
 
En el epílogo de su paso por el Lobo eligió jugar a préstamo en Racing de Olavarría. Era 2017 y el Chaira militaba en el Torneo Federal B (cuarta categoría de nuestro país). Entrenó bajo las órdenes del técnico que una tarde calurosa de enero lo llamó con una propuesta ambiciosa.
 
Tenía la invitación en las manos. Girardengo expresó la necesidad de un central. Ofertó continuidad. En los últimos meses García Campodónico había dejado de jugar en la reserva de ADIP. Pese a la falta de competencia, Nicolás no quiso perder el último vagón y armó las valijas.
 
Lo de Portosantense era una oferta jugosa por la infraestructura y su geografía. Milita en la División de Honor AF Madeira y tiene como premio el ascenso a la tercera categoría. A su vez, Marítimo, elenco de primera división, se nutre de jugadores de la zona en cada mercado.
 
La primera imagen de su nuevo club fue positiva, Nicolás describió: "es ordenado, modesto. Tiene una seda muy prolija y renovada. Un complejo a cuatro kilómetros, donde está la cancha principal, que es de sintético. Las instalaciones son 10 puntos. Es un club para crecer”.
 
La adaptación en el verde césped
 
Desde su visión, la diferencia que percibe entre Argentina y Portugal es la velocidad en las transiciones de defensa a ataque. Contó que allí “las defensas son más cerradas, entonces la posesión es horizontal, para poder encontrar el hueco”. A su vez, reparó en los árbitros.
 
Argumentó que en Argentina se juega con más intensidad. Se encontró con un fútbol más táctico. Y con réferis de mayor sensibilidad: “en los primeros tres partidos me sacaron tres amarillas”.
 
Nicolás habló desde el entusiasmo, recalcó constantemente su convicción, consciente con que se topó con una oportunidad única. “Tener continuidad te cambia la mentalidad. Te hace ir a entrenar con una sonrisa”.
 
Sus años en el Lobo
 
García Campodónico es categoría 98 y formó parte de una divisional que aportó varios jugadores al primer equipo de Gimnasia. Fue compañero de figuras como Melluso, Cataldi, Gómez, Monti, quienes pudieron debutar en la máxima categoría con la camiseta Albiazul.
 
Durante ocho años transitó las juveniles Triperas. Se coronó en la Copa Integración 2016. De aquel paso elogíó a Matías Melluso: “Recontra aguerrido. Nos ha pasado de ir a disputar una pelota y capaz que trabábamos entre nosotros, porque cerraba los ojos e iba siempre adelante".
 
El técnico que más lo marcó durante esa etapa fue Gustavo Álvarez. Clave para su crecimiento. "Llegabas y estaba toda la cancha marcada, los laburos, tanto específicos por posición, para mejorar en la técnica, en el sistema de juego, de presión”.
 
Además, se deshizo de elogios en la faceta humana del hoy técnico de Patronato: “Es un técnico muy directo, frontal. Siempre hablaba con los jugadores. Siempre le valoré que sea sincero y deje las cosas claras”.
 
Desde Paraná, Álvarez dialogó con Inferiores Platenses y reconoció en García Campodónico un jugador “muy maduro para la edad. Muy serio. Con ganas de aprender, convencido de lo que se le pedía. Incluso conmigo había alternado, suplente y titular, pero profesional en su actitud”.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4524
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636