Papelón y portazo

Las caras largas lo dicen todo. Foto: Estudiantes

Las caras largas lo dicen todo. Foto: Estudiantes

En una penosa actuación, Estudiantes de La Plata cayó 3-2 ante Pacífico de General Alvear de Mendoza, equipo del Federal B, y quedó eliminado en los 32avos de final de la Copa Argentina. El Pincha subestimó al rival, regaló un tiempo y no le alcanzó con la reacción tardía. Juan Otero y Lucas Rodríguez (uno de los pocos que mostró cierta rebeldía) marcaron los goles. Vivas dejó su cargo. 
 
El comienzo sería un presagio de lo que ocurriría: el Lobo mendocino se mostraba más voraz y ambicioso, en su afán por quedarse con la victoria. De entrada tuvo más acercamientos al área de Mariano Ándujar y desnudó las falencias defensivas albirrojas; el León, en tanto, se animaba con un tibio remate desde afuera de Matías Aguirregaray. Hasta que a los 11 llegó la primera sorpresa: llegó el centro desde la derecha, y ante la lenta reacción de los centrales, irrumpió para ganar de cabeza Amaya. Y como si eso fuera poco, a los 19, se produjo el segundo mazazo: tras una gran ejecución de Méndez que exigió a Andújar (salvó al equipo de una caída mayor), en el rebote, la mandó a guardar Ivo Hong.
 
Ante la sorpresa de todos los presentes, Estudiantes caía por dos goles ante un equipo del Federal B; y caía justamente por lo hecho por el rival. El equipo de Nelson Vivas estaba para el cachetazo, y si alcanzó a descontar, fue por la diferencia lógica que existe entre ambos equipos. Luego de una situación favorable en una pelota detenida, se armó rápido el contragolpe del Pincha, y quien lo culminó para definir con un tiro potente y alto fue Juan Otero. Fue el anticipo del mejor momento del León, ya que con empuje, arrinconó al Lobo alvarense con varias aproximaciones, y un cabezazo cruzado de Augusto Solari que no llegó a destino. El conjunto cuyano cerraría esa primera mitad con una nueva posibilidad por arriba, que desactivó Andújar, ayudado por el travesaño.
 
Ya en el complemento, casi como una continuidad de lo vivido en la primera mitad, de entrada golpeó Pacífico, frente a toda acción dubitativa de la defensa albirroja. Tras un mal despeje luego de un córner, Montiveros quedó solo frente a Andújar y definió al ras del piso, con tranquilidad, para el 3-1 parcial. A partir de esa acción, entonces, Estudiantes salió del letargo y herido en su orgullo quiso reaccionar; ya era tarde. Principalmente porque generó varias chances, ante un rival ya exhausto por el desgasto realizado, y pudo concretar solo una, tardíamente.
 
Primero lo perdió dos veces de cabeza Javier Toledo, luego Tití Rodríguez casi logra el descuento con un centro que se desvió rumbo al córner, y posteriormente tampoco pudo darle dirección de gol el Chavo Desábato desde arriba. Quien sí pudo fue Rodríguez, a los 33, al empalmar de lleno un centro desde la derecha, para darle vida al León. Podría haberlo empatado el equipo de Vivas en una acción doble, llena de rebotes, donde no pudieron ni Schunke ni el propio Tití. Fue una derrota dura, que generó un mar de dudas para el Pincha.    

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Copa Del Rey