Orden, templanza, despliegue y contundencia: Las claves del triunfo agónico en el debut

Imagen: Prensa Estudiantes.

Imagen: Prensa Estudiantes.

Estudiantes tuvo una noche soñada en el Estadio Jorge Luis Hirschi y cortó una racha de ocho encuentros sin ganar en condición de local. El equipo de Ricardo Zielinski arrancó con el pie derecho en la Copa de la Liga Profesional, llevándose un triunfo ante un equipo que hacía diecisiete partidos que no caía en condición de visitante. Orden táctico, templanza, despliegue y contundencia; las claves del Pincha en el inolvidable debut. 

 

El elenco albirrojo inició el cotejo posicionado con un 4-4-2 demasiado versátil. Atento a la amplitud de River, Zielinski obligó a Lucas Rodríguez (‘97) a cumplir funciones defensivas durante los primeros minutos. Pendiente a la proyección de Milton Casco, Tití fue, por momentos, el quinto componente de la defensa y Pasquini, lateral izquierdo, persiguió a Julian Álvarez, extremo del Millonario. En el sector opuesto del campo, la intención fue idéntica. Manuel Castro, el más explosivo de Estudiantes en los primeros minutos, estuvo pendiente a la evolución posicional constante de Angileri; aunque fue por ese sector donde River encontró facilidades. 

 

En la mitad del terreno, David Ayala (‘02), realizando un desgaste descomunal, estuvo atento a las apariciones de Enzo Pérez y vigilando de cerca al experimentado centrocampista, con intenciones de obstruir el primer pase de River. Así las cosas, Estudiantes dejó progresar con pelota dominada a Pinola y Díaz, quienes apostaron a los envíos cruzados hacia los extremos del terreno. El equipo de Marcelo Gallardo dominó las acciones, agrupó futbolistas por centro y, con sus carrileros bien adelantados, empezó a azotar el área de Andújar.

 

Con el correr de los minutos, Estudiantes interceptó los circuitos de juego de River, aunque le costó mucho mantener la posesión de la pelota. El equipo de Zielinski apostó al juego directo, debido a que River, con sus delanteros, ejerció la presión característica en ofensiva. A pesar de que el equipo visitante tuvo situaciones claras para ponerse en ventaja, el elenco local encontró ocasiones a través de la pelota detenida y cerró su arco. 

 

El planteo era eficiente y el equipo había corregido ciertos defectos mostrados durante los primeros minutos, pero la expulsión de Fernando Tobio obligó a modificar los papeles. Sorpresivamente, para el complemento Ricardo Zielinski sustituyó a Martín Cauteruccio y mandó a la cancha a Bruno Valdez (‘02), quien tuvo un buen debut en la máxima categoría en un encuentro complejo por donde se lo mirara. Además, también ingresó Nazareno Colombo (‘99) en lugar de Leonardo Godoy

 

Así las cosas, el Pincha se posicionó con cinco defensores, el Corcho Rodríguez fue el líbero en la defensa y Colombo, junto a Noguera, funcionaron como zagueros. Valdez, ex mediocampista y actual segundo marcador central, tuvo la difícil tarea de contener a Matías Suárez en el carril izquierdo y lo realizó con una gran sobriedad. David Ayala quedó en soledad en la mitad del terreno, aunque unos metros más adelante y auxiliando al juvenil, se posicionaron Lucas Rodríguez y Pasquini

 

Bajo la misma premisa que en la primera mitad, el Pincha se mostró sólido en defensa y River posicionó muchos futbolistas en el campo albirrojo. Ampliando el terreno, con las proyecciones constantes de Angileri, el Millonario abrió el marcador con una jugada que había intentado durante todo el cotejo. Un pase filtrado exquisito, la escalada del ex hombre de Godoy Cruz y un centro al segundo palo que solo tuvo que empujar Suárez

 

A pesar de la desventaja en el marcador, Zielinski movió el banco y mandó a la cancha a una dupla que sería fundamental en el desenlace: Mauro y Leandro Díaz. El Pincha arriesgó y el parado táctico mutó a un 5-1-1-2, que tuvo a Mauro Díaz detrás del doble nueve y a Ayala en soledad cerca de la defensa. El gol de M. Díaz, luego de un buen movimiento de los delanteros, permitió la inclusión de Iván Gómez (‘97) que ingresó para dar batalla en la mitad de la cancha. Noguera, en tiempo cumplido y con un frentazo implacable, le posibilitó al Pincha conseguir una victoria agónica en el primer partido del campeonato. 

 

El orden, el despliegue y la solidez defensiva le dio resultados al equipo estudiantil, que además contó con una gran actuación de Mariano Andújar, protagonista en los momentos decisivos. El planteo fue bueno y tuvo un detalle clave: el desdoblamiento de los futbolistas, que entregaron todo lo que tenían para neutralizar a River. Además, un factor importante para el Pincha estuvo en la contundencia mostrada: generó poco, pero convirtió mucho. “Tenemos bastante para mejorar, esto recién comienza. Se festeja la victoria porque es importante arrancar así”, expresó Ricardo Zielinski tras el partido.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4688
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636