Objetivo cumplido

Gran parte de la categoría 2001, protagonistas de la Séptima

Gran parte de la categoría 2001, protagonistas de la Séptima

La 2001 concluyó un fructífero año desde lo individual y grupal, en base al principal objetivo: finalizar la temporada con creces respecto al inicio, en pos de la formación integral del jugador.
 
El Cuerpo Técnico encabezado por Martín Gaimaro finalizó una nueva temporada a cargo de la Séptima División, en la coordinación de futbolistas de entre 15 y 16 años. En la etapa previa a las primeras experiencias en Reserva (y por qué no, Primera), la categoría 2001 finalizó el 2017 con una gran variedad de recursos para adaptarse a diferentes esquemas y, en lo individual, a distintas labores. Además, se sumaron jugadores que se adaptaron en el plantel a fuerza de prolijas actuaciones, y por momentos el equipo mostró un funcionamiento claro y ordenado, más allá del nombre de los titulares.
 
45 fueron los puntos que sumó la divisional en las 29 fechas disputadas. Como se destaca bastante seguido desde la coordinación de Estudiantes, los resultados en números no son prioridad ante el objetivo principal de las juveniles: abastecer a Primera División, formar jugadores cada vez más capacitados para desempeñarse en la máxima categoría. Es por eso que, en ese sentido, se puede concluir en un balance positivo del 2017 de la divisional, con muchas expectativas de cara al 2018.
 
Durante el año, los esquemas utilizados variaron entre los jugadores a disposición y los diferentes momentos de los partidos. Los más distinguidos fueron 1-4-1-4-1, 1-4-3-3, con dos nombres claves por la función dentro del campo: Jairo Vásquez, 9 de área, y Lautaro Lovazzano, en algunas ocasiones retrasado casi a la línea de los centrales.
 
En varios encuentros, sobre todo en los que Vásquez se ausentó, fue común el 1-4-4-2, sin referencia fija. La permanente búsqueda de salida limpia del fondo, y las intenciones de juego asociado pero simple, fueron algunas de las claves del equipo.
 
 
EXPLOTÓ EL POTENCIAL INDIVIDUAL
 
Una de las mayores virtudes del cuerpo técnico, durante el presente año y anteriores, fue brindar una mayor cantidad de recursos tácticos y técnicos a sus dirigidos. De esta forma, gran parte de ellos lucieron sus aprendizajes en la adaptación a distintos sistemas y en diferentes lapsos de partido, según su requerimiento.
 
Uno de los casos más evidentes fue el de Franco Sorroche, quien respondió con creces en momentos en los que tuvo que disfrazarse de 9 –ante la ausencia de Jairo Vásquez-, a pesar de estar más emparentado con el juego por las bandas. También es oportuno destacar a Lautaro Lovazzano, volante central que por momentos jugó retrasado pero, a su vez, sumó confianza y visión de campo en ataque. En otro sentido, Bautista Kociubinski fue otra evidencia, ya que sumó gran variedad de recursos defensivos que lo distinguen, hoy, como un jugador muy completo.
 
Además, entre quienes llegaron, también es importante destacar las performances de Santiago Flores, revelación de la categoría por solidez, goles y prolijidad; Facundo Giaccone, quien previo a una importante lesión mostró lucidas actuaciones; y Carlos Vega, entre otros, quien sumó muchísimos minutos (y hasta goles) tanto en AFA como en Liga Metro.
 
 
LOS RESULTADOS QUEDARON EN DEUDA
 
Los 45 puntos mencionados anteriormente, a los largo de 29 fechas, fueron producto de 13 victorias, seis empates y 10 derrotas. De esa decena de partidos perdidos, en muchos de ellos, la categoría 2001 dejó en el marcador una imagen que poco representó lo mostrado en el campo de juego. Por ejemplo, en los partidos ante Boca y River; encuentros en los que el equipo se mostró ordenado y con ideas claras, finalmente la apertura del marcador del rival significó una situación difícil de revertir.
 
En las 29 jornadas, los dirigidos por Gaimaro sumaron 51 tantos a favor y 44 en contra, es decir; un promedio por partido de 1,75 goles convertidos y 1.51 recibidos. La mayor goleada concretada fue a San Martín de San Juan, en la victoria por 7-0, en tanto que la peor diferencia en un marcador fue 3-0, en tres oportunidades (frente a Newell’s, Vélez y River).
 
Otra particularidad fue la gran cosecha en condición de local, ya que en City Bell consiguió 33 de los 45 puntos, es decir, el 73,33 % del total. El único encuentro que perdió en el Country fue frente al entonces vigente campeón, Belgrano, luego de nueve jornadas invicto.
 
 
LOS GOLEADORES
 
20 encuentros fueron suficientes para Jairo Vásquez para convertirse en el máximo goleador no sólo de la Séptima, sino de las seis divisiones juveniles del Pincha, con 19 goles: casi un gol por partido, en un equipo con promedio de 1.75. Los restantes 31 tantos se los repartieron entre:
Franco Sorroche (7);
Bautista Kociubinski (4);
Facundo Giaccone, Bautista Biffi, Santiago Flores y Gastón Benedetti (3);
Enzo Montiel y Esteban Obregón (2);
Carlos Vega, Segundo Pachamé, Gaspar Romeo y Franco Zapiola (1).

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 3827
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636