Momentos decisivos para los 97

Lloyaiy, Alegre, García, Speck y Pollero, en 2015 cuando eran parte de la Quinta de Leandro Martini. (Foto: Nicolás Ferré)

Lloyaiy, Alegre, García, Speck y Pollero, en 2015 cuando eran parte de la Quinta de Leandro Martini. (Foto: Nicolás Ferré)

En el siguiente informe de Inferiores Platenses te presentamos a los 10 jugadores categoría 1997 del Lobo que están a la espera de ver que sucede con su situación dentro de la institución Mens sana. Las principales características de cada uno de ellos como los números de su paso por las divisiones juveniles, todos detallados a continuación.
 
Como sucede a final de temporada, es decir, a mediados de año calendario, una categoría está obligada a firmar su primer contrato como profesional o de lo contrario los jugadores en cuestión quedarán en libertad de acción. Este año, los jóvenes nacidos en 1997 son los que deben cumplir con este requisito.
 
En Gimnasia como ocurre en el resto de las instituciones participantes de la Superliga Argentina, hay varios casos que son estudiados. Hoy en día en el Lobo hay diez jugadores que están a la espera de que se resuelva ésta situación. Ellos son Pablo Torres y Camilo Veloz (arqueros); Germán Guiffrey, Alejo Lloyaiy, Lautaro Pollero y Nahuel Speck (defensores); Alexis Alegre y Lucas Portilla (mediocampistas); Daian García y Matías Reali (delanteros).
 
En referencia a los arqueros, la situación es diferente. Torres hizo todas las divisiones juveniles del Lobo desde Novena División y mostró su mejor nivel al llegar a Cuarta División donde en dos años disputó 44 partidos. No tuvo la chance de atajar en Reserva, a pesar de que en varias oportunidades estuvo en el banco de relevos. El jugador oriundo de La Plata, es un arquero de grandes cualidades técnicas y se caracteriza por ser muy fuerte de piernas. Tuvo la oportunidad de ocupar un lugar en el banco de Primera frente a Colón en el final del torneo de Transición 2016 cuando Gustavo Alfaro dirigía al Mens sana.
 
En referencia a Veloz, llegó al Tripero a mediados de 2016 de la mano de Andrés Yllana y tuvo más participación en el selectivo donde jugó nueve partidos en casi dos años que en Cuarta donde sólo jugó seis encuentros en dicho periodo. El golero oriundo de Pascanas, Córdoba; es un arquero que le gusta defender la valla debajo de los tres palos y que tiene un buen juego con los pies; también tuvo la oportunidad de ser parte del banco de relevos del plantel profesional por primera vez en el inicio de la Superliga Argentina 2017-2018 ante Defensa y Justicia en Florencio Varela.
 
Pasando a la línea defensiva, los casos son cuatro. En el lateral derecho está Pollero, jugador que proviene de las infantiles Albiazules, por lo que hizo su recorrido por todas las divisiones inferiores. Un lateral derecho muy fuerte en la marca pero también con buenas proyecciones ofensivas, tuvo un rendimiento destacado en Sexta División de la mano de Gustavo Álvarez, empezó a tener la oportunidad de ser parte de la Reserva (donde jugó 23 partidos); pero en el 2018 sólo jugó un partido como titular en el selectivo.
 
Dentro de los centrales aparecen dos jugadores, con historias diferentes. Lloyaiy que está en Gimnasia desde infantiles, fue parte fundamental de la ’97 del Lobo hasta que sufrió una lesión ligamentaria en una de sus rodillas. Tras recuperarse de esa dura lesión, fue capitán de la Quinta División de Leandro Martini y luego alternó participaciones en Cuarta y en Reserva. Un central férreo en la marca, con gran juego aéreo tanto en defensa como en ataque y con mucho gol (anotó 10 goles desde 2016 a 2018).
 
Diferente es la realidad del concordiense Guiffrey. Llegó al Tripero en 2017 como lateral por el costado izquierdo. Zurdo de buen porte físico y de gran aptitud para la marca pero con una gran velocidad, no tuvo mucha participación en la Cuarta de Mariano Messera. En el 2018 apareció como segundo marcador central en la Reserva de Martini y disputó nueve juegos, todos dentro de la saga y demostró un buen nivel, a pesar de que es una nueva posición para él.
 
Por último, sobre el lateral zurdo esta Speck. El jugador que arribó al Lobo desde Santiago del Estero, se caracteriza por su gran velocidad y sus buenas maniobras ofensivas, aunque también tiene buenas aptitudes a la hora de la marca. Tuvo grandes rendimientos en Sexta y Quinta que lo catapultaron a la Reserva de Andrés Yllana, sin embargo un par de lesiones le jugaron una mala pasada. En el 2018 ha jugado ocho partidos en la Tercera Albiazul.
 
Pasando al mediocampo, encontramos dos nombres que cumplen diferentes funciones. Alegre, es un mediocampista que ésta en el Mens sana desde infantiles y siempre fue uno de los jugadores más habilidosos de la categoría 1997. Jugador de grandes cualidades técnicas, con un gran pegada; fue uno de los jugadores que siempre se destacó por encima del resto. En Octava División fue destacado por Inferiores Platenses como Revelación de Oro (2012). El volante nacido en Ringuelet, siempre fue parte fundamental de todos los equipos, últimamente ha tenido muchas participaciones en Reserva donde jugó 42 partidos desde 2016 hasta la fecha y marcó cinco goles.
 
En el caso de Isaías Lucas Portilla Chávez, arribó al Basurero en 2015 desde Yacuanquer, Colombia y tuvo un gran rendimiento en aquel año de la mano de Martini. Un mediocampista central de grandes cualidades en materia física, con gran aptitud para la marca y con buen manejo del balón; ha jugado varios partidos en la Reserva durante el 2017; aunque durante lo que va de este año no ha tenido la chance de sumar minutos.
 
En la parte ofensiva, quedan dos casos para analizar. Primer está García, un delantero que arribó desde Concordia, Entre Ríos en 2015. Fue una de las revelaciones del Mens sana en ese año. Un atacante que se puede mover por todo el centro del ataque, a pesar de que jugó en todas las posiciones es un extremo más que centrodelantero. Su mejor año fue el 2017 donde a base de goles en Cuarta (11 PJ y 6 G) se ganó un lugar en Reserva, donde jugó (20 partidos y seis goles, cuatro de ellos frente a San Martín de San Juan en El Bosque).
 
El último caso es el de Reali. El jugador platense que llegó a Gimnasia en 2011 desde Everton. Un claro extremo, de gran velocidad y con gran poder de gambeta en aceleración, ha sido bastante irregular en su andar en las divisiones formativas debido a que debió luchar con varias lesiones. En el 2017 jugó 18 partidos en Reserva, encontrando viarios minutos y en lo que va del 2018 jugó nueve partidos en el selectivo que comando Martini.
 
Sin embargo el caso de los jugadores 97 no se queda ahí. Además de los casos presentados hay que nombrar a Gián Córdoba, defensor central de paso por las juveniles de Gimnasia, que tomó la decisión a principios de 2018 de dejar la institución de común acuerdo con la dirigencia y ahora suma minutos en Sportivo San Lorenzo de la Segunda División de Paraguay.
 
Otros jugadores que también fueron parte de esta categoría son los jugadores que ya cuentan con contrato profesional Juan Ignacio Silva (sigue en Lobo recuperándose de una lesión). Diferente es lo sucedido con Brian Andrada, que si bien firmó su primer contrato, a fines de 2017 la comisión directiva decidió rescindir el vínculo con el jugador. Otro jugador que tuvo dos pasos por Gimnasia es Juan Pablo Noce, quien actualmente se encuentra trabajando en Lanús, aunque el Lobo comparte con la entidad del Sur parte del contrato del joven guardametas.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 3732
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636