Lucas Rodríguez fue el destacado en la derrota con San Lorenzo

Imagen: Prensa Estudiantes.

Imagen: Prensa Estudiantes.

Estudiantes sufrió los golpes del Ciclón y no encontró respuestas para revertir la historia. Luego de un correcto primer tiempo, donde pudo haberlo empatado, el equipo de Zielinski no halló los caminos indicados y sufrió la segunda derrota consecutiva jugando de local. Lucas Rodríguez (23), electrizante y movedizo cuando le tocó ingresar, demostró que estando bien físicamente es una carta interesante para el equipo albirrojo. 

 

En pos de encontrar fluidez en los últimos metros, el Ruso optó por un sistema 4-2-3-1 para recibir al equipo de Boedo. Mauro Díaz se metió en el equipo titular e integró la línea de tres mediocampistas ofensivos, que contó con Manuel Castro y Juan Sánchez Miño por los costados. Como único punta, con poca compañía, quedó Leandro Díaz. El visitante se acomodó con un 4-3-3, sin los hermanos Romero, pero con Fernández, Di Santo y Troyansky en ataque. 

 

Fue justamente por el sector del ex atacante de Unión, Troyansky, donde el equipo visitante empezó a encontrar espacios. El punta, desequilibrante y movedizo, complicó a espaldas de Leonardo Godoy, lugar donde San Lorenzo decidió volcar su juego. Con asociaciones buscando a Juan Ramírez y un juego simple pero efectivo, el Ciclón encontró la apertura del marcador en los pies del Uvita Fernández. Para destacar el trabajo de Franco Di Santo, delantero referencial, que le aportó movilidad al equipo visitante y obligó a los centrales de Estudiantes a salir de la zona de confort y arriesgar para intentar cortar el juego lejos del área. Fue por ese motivo que, en varias ocasiones, la defensa local cedió espacios y sufrió más que lo habitual. 

 

El Pincha sintió el impacto, pero empezó a generar complicaciones para la defensa visitante por las bandas. Con algunas buenas apariciones, Mauro Díaz intentó empezar a filtrar a espaldas de los laterales del equipo de Dabove y por allí logró lastimar Estudiantes. Sin la necesidad de centralizar el juego, teniendo en cuenta que Leandro Díaz se encontró muy solo por momentos, el equipo de Zielinski apostó por las bandas y empezó a llenar de centros el área defendida por Devecchi. Sin embargo, no encontró la contundencia necesaria y el Ciclón se fue con la ventaja al entretiempo. 

 

El panorama estuvo claro. San Lorenzo le cedió el terreno y la pelota a Estudiantes, se agrupó cerca de su área y esperó para intentar lastimar con la velocidad y la categoría de sus delanteros. Al León le costó romper el cerrojo que propuso la visita y por ello Zielinski decidió romper el esquema con el ingreso de Lucas Rodríguez (23), la mejor noticia para el Pincha en el partido. Con la salida de Pasquini, Sánchez Miño pasó de lateral por izquierda y el equipo se acomodó con un 4-2-2-2, que contó con Mauro Díaz y Tití jugando por detrás de Leandro Díaz y Ángel González, que ingresó por Castro. Además, con la tendencia de Sánchez Miño a jugar con la pelota en sus pies, el ex Independiente terminó desprendiéndose de su posición y el Pincha, por momentos, se agrupó con tres defensores. 

 

De esta manera, el León decidió centralizar en demasía el juego, colocó mucha gente en los pasillos internos del campo, y abusó de pelotazos que tuvieron como objetivo aprovechar la segunda jugada. Sin embargo, resultó interesante la participación de Rodríguez, que le aportó frescura desde el banco. Pidió la pelota, generó espacios y consiguió, por momentos, ser el conductor del equipo en ofensiva. Da la impresión de que estando bien desde lo físico, Tití es fundamental en una de las materias que más le cuesta al equipo: generar peligro en el área rival. 

 

El dominio de la pelota en el complemento fue favorable a Estudiantes, pero San Lorenzo logró generar mayor peligro que el elenco local, que no encontró variantes que pudieran incomodar al equipo visitante. En búsqueda de generar peligro, Zielinski metió a Martín Cauteruccio y David Ayala (‘02) dejó su lugar. Fue entonces cuando Jorge Rodríguez quedó como único mediocampista de contención y el León apostó a llenar el área visitante con el doble nueve, para aprovechar también algún error del rival. Sin embargo, en una jugada donde el Ciclón movió sus líneas rápidamente hacia el arco de Andújar, el equipo de Dabove encontró el segundo tanto del partido y allí pareció sentenciarse el encuentro, a pesar de que todavía restaban 20 minutos. 

 

El ingreso de Darío Sarmiento, en el día de su cumpleaños número 18, tampoco le dio resultado al entrenador de Estudiantes. El joven oriundo de Florencio Varela se ubicó en el extremo izquierdo del ataque, pero no logró cambiar el panorama de un partido irremontable. En la desesperación por descontar, el Pincha terminó el encuentro con un 3-5-2, con el Corcho Rodríguez posicionándose entre los marcadores centrales, y con Godoy y Sánchez Miño como carrileros. Además, Rogel y Noguera terminaron subiendo en demasía para encontrar conectar algún centro, pero ningún movimiento tuvo el efecto esperado. 

 

El partido culminó con el resultado favorable para la visita, que cumplió a rajatabla el plan y se llevó lo que quiso, como lo había planeado. La nueva derrota en UNO engrosó un promedio negativo de Estudiantes jugando como local desde la reinauguración del Jorge Luis Hirschi: 14 partidos jugados, 2 partidos ganados, 4 partidos empatados y 8 partidos perdidos. Con una semana larga por delante, el plantel se reencontrará mañana en el Country Club de City Bell, pensando en el duelo del próximo lunes ante Banfield.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4741
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636