Los médicos Albiazules investigan al Covid-19 en deportistas Triperos

El doctor López Agusti, miembro del grupo de trabajo de Salud del Lobo

El doctor López Agusti, miembro del grupo de trabajo de Salud del Lobo

El equipo médico de Gimnasia abarca unos 2.000 deportistas, se preocupa y se ocupa
 
Por Nicolás Carena (@10Nico7)
 
El grupo de profesionales, coordinado por el doctor Ignacio Soncini, se ocupa de casi todos los atletas, a excepción del fútbol profesional masculino. Uno de sus integrantes, el cardiólogo Juan Manuel López Agusti, aseveró que Gimnasia va más allá de la prevención y el tratamiento del COVID-19: “Estamos haciendo un trabajo de investigación para recolectar datos y, si podemos sacar conclusiones que le sirvan a toda la población, bienvenido sea. Porque el coronavirus es nuevo y no se sabe mucho; los estudios que se están demostrando son sobre muy pocos pacientes y no hay tantos trabajos en deportistas. Se hace con la infectóloga Nadia Suchowiercha, gracias al apoyo del Doctor Soncini, Doctor Marcelo Moreno a cargo del grupo de cardiólogos del club y a la predisposición del resto de los médicos y de todos los deportistas”.
 
López Agusti contó dónde se dirige su atención cuando toma preponderancia el SARS-CoV-2: “Realizamos estudios precompetitivos con el objetivo de diagnosticar cardiopatías congénitas y prevenir la muerte súbita en el deportista, cuyo porcentaje es bajísimo, pero de alto impacto para la población general”.
 
Con la pandemia toma gran relevancia la labor de los facultativos: “A los deportistas que tengan COVID-19, les hacemos seguimiento con un grupo de infectólogas por videollamada, de modo confidencial, para considerar los síntomas. Se evalúa si hay inflamación del corazón, que es uno de los riesgos de los deportistas que cursan la infección por el coronavirus", explicó López Agusti. Y agregó sobre el tratamiento: “Las indicaciones son el reposo y, cuando pase el cuadro sintomático, hacer exámenes como electrocardiogramas, ecografías, ergometrías y, si son necesarios, otros estudios como resonancia magnética”. El abordaje es interdisciplinario ya que además de los especialistas mencionados también trabajan médicos clínicos.
 
Para realizar evaluaciones, los profesionales se basan en guías europeas en cuanto a recomendaciones sobre cardiología. Se hacen algoritmos para ver qué deportistas necesitan más estudios. Quienes presenten síntomas leves, como cambios en el gusto o en el olfato, y cuyo hisopado dio positivo, se los evalúa por videollamada diariamente hasta el alta, para luego realizar los estudios complementarios a fin de que puedan volver a los entrenamientos. Respecto al grupo de personas cercanas a eventuales contagiados, López Agusti aseguró: “Siempre preguntamos con quién convive y, si también tiene síntomas, recomendamos aislamiento”. Ante cuadros que empeoren, la indicación es que consulten con su médico de cabecera o se dirijan a una guardia. Y agregó: “Por ahora todos fueron leves y están bien”.
 
El cuerpo médico sacó algunas conclusiones combinando categorías etarias, estilo de vida y preexistencia de enfermedades, a lo que Juan Manuel concluyó: “Mientras más jóvenes, más fácilmente transmiten la enfermedad y menos síntomas tienen, lo que dificulta más el seguimiento. Mientras más patologías preexistentes tengan los deportistas y mayores, más floridos pueden ser los cuadros”. Y ahondó en los atletas del club: “Como son personas sanas que hacen deportes, más del 80% de los cuadros son leves. Pero con un virus que está actuando, no es bueno que hagan ejercicio y menos en alta competencia. La pregunta siempre es ‘¿cuándo puedo volver a entrenar’. Para un deportista, el reposo es lo que más cuesta, aunque están muy bien predispuestos porque quieren recuperarse lo antes posible”.
 
En algunos lugares de nuestro país se nota una cierta relajación en el acatamiento a las indicaciones preventivas: “Como trabajador de la salud duele que no se sigan las recomendaciones de distanciamiento y lavado de manos. Todos sabemos cómo se transmite el virus y que la población mayor y con enfermedades preexistentes como diabetes e hipertensión, puede repercutirle de manera más grave hasta llegar la muerte. No sólo vamos a tener que convivir con el virus hasta que llegue la vacuna, sino hasta que se reduzcan significativamente los casos”, concluyó Juan Manuel López Agusti.
 
Las sugerencias médicas, el cuidado a conciencia y la solidaridad son las claves para limitar los efectos de un mal tan grande, preservar nuestras vidas y también volver a las actividades cotidianas.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4564
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636