La regularidad como bandera

El aullido más imponente del años se produjo ante el Pincha. Foto: Inferiores Platenses.

El aullido más imponente del años se produjo ante el Pincha. Foto: Inferiores Platenses.

La Octava División del Lobo cerró un gran año futbolístico, con un equipo que evolucionó con el tiempo y registró una interesante ubicación en la tabla final de posiciones. En total fueron 44 los puntos obtenidos por el elenco de Jorge San Esteban, que tuvo varios puntos altos en su plantilla.
 
En términos deportivos, 2017 ya es historia y a estas alturas el tiempo solo es útil para realizar balances y sacar conclusiones. Por el lado de la categoría 2002 de Gimnasia, es justo dar cuenta que las mismas han sido muy positivas. Atrás y lejos quedó ese grupo que afrontó el inicio de 2016 como una transición, con la mira puesta en la adaptación al mundo de juveniles. Con la base del grupo de Novena, los nacidos hace 15 años llevaron a cabo un año futbolístico que se destacó por la regularidad y paridad de los intérpretes.
 
Con el Coco Jorge San Esteban como principal guía del grupo, y la colaboración de Alberto Banfi, la Octava División Mens Sana conformó una idea de juego a partir de la solidez defensiva, que logró a través de un arquero seguro y siempre rendidor como Kevin Vergara, además de una línea por delante de él, que, con distintas variantes, casi siempre ocuparon Dylan Godoy, Valentino Scaglia, Santiago Conejero, Nelson Dávalos y Jeremías Leiba.
 
Unos metros más adelante en la cancha, lo realizado en la generalidad de los partidos por el mediocampo fue también resonante. De la marca y distribución de la pelota se encargó el abanderado cordobés Juan Dignani, quien cumplió con creces su función, circunstancia que le valió una convocatoria a la Selección Argentina Sub-15. Codo a codo con él trabajaron Nazareno Palavecino y Álex Aramallo, cuyo despliegue en esa especie de triángulo en la mitad de la cancha le dieron a su equipo una buena circulación del balón y goles, debido a sus característicos buenos remates. Por su parte, Dylan Di Fino y Franco Silva, uno por derecha y el otro por izquierda, fueron los extremos que buscaron siempre alternativas de ataque. Mientras que la zona de ataque contó con la principal participación de Tomás Muro, quien llevó a cabo un gran año lleno de goles.
 
En síntesis, la 2002 tripera redondeó un buen año, en el que se catalogó como 'equipo difícil de enfrentar.' La reflexión final da la posibilidad de asumir que se trató de un equipo en el que todos marcaron, todos jugaron y todos convirtieron. Eso mismo se evidenció en encuentros importantes, como ante Estudiantes en City Bell, donde Gimnasia se quedó con el clásico al imponerse por 2-1. Los números finales establecen que, a lo largo de las 29 fechas del torneo, el Lobo obtuvo 12 triunfos, 8 igualdades y 9 derrotas, con un puntaje total de 44 unidades, al tiempo que contó con 33 goles a favor y 39 en contra. Números favorables para quienes en poco más de un mes, comenzarán a formar parte de la Séptima División del cuadro azul y blanco.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.