Julio Lansade, un enganche multicultural

En quinta división, El León venció 2 a 0 a Unión en el debut de la Superliga. En la foto, Rodrigo Dinocco junto a Julio Lansade.

En quinta división, El León venció 2 a 0 a Unión en el debut de la Superliga. En la foto, Rodrigo Dinocco junto a Julio Lansade.

Otro brasileño fichó en el León. Hizo la pretemporada con la primera del New York City y luego voló hacia Argentina. Su hermano, Vinicius, lo convenció para que llegue transmitiéndole la filosofía del club.
 
Hay un común denominador en las respuestas de Julio. Deja ver, mientras mastica palabras en español neutro, una ideología futbolística.
 
De Maximiliano Marquestaut, su nuevo técnico, elogia los entrenamientos “enfocados en pases y en romper líneas”. Al 2 a 0 de su debut ante Unión le agrega un paréntesis: "teníamos expectativas de un partido con buenas jugadas, de posesión y lo hicimos".
 
Quizás el discurso condice con su conducta en cancha. Fue delantero hasta los 13, cuando se convirtió en volante creativo. Admira “los movimientos con y sin pelota de Iniesta”. Se distingue de Vinicius en que “le gusta tenerla más y gambetear, a mi jugar rápido y simple”.
 
Imposible saberlo a futuro. Pero hoy, en Estudiantes, son "Los hermanos Lansade". Julio llegó hace un mes, luego de hacer la pretemporada en Primera con el New York FC, donde sumó minutos ante el Corinthians de Boselli y el Palmeiras de Felipe Melo y Ramírez.
 
Vinicius llamó la atención el año pasado. A su curiosa historia le agregó apiladas durante los fines de semana que lo llevaron a ser titular en la Reserva de Desábato. Mostró su juego revulsivo en 1 y 57 en el preliminar ante River y ya parece una pieza inamovible.
 
Como hermanos en terreno desconocido, seguramente hagan todo en conjunto. Incluso contar su historia: nacidos en Curitiba, Brasil, hijos de padre Francés y Madre Argentina. Hicieron carrera de la mano, también, en Internacional de Porto Alegre, Valencia y New York City.
 
Su aterrizaje en La Plata
 
Vinicius estaba asentado en el Pincha cuando Julio lo visitó a mitad de año. Allí aprovechó para probarse. Entrenó una semana con la Sexta división. Le ofrecieron un lugar, pero eligió terminar el secundario en Estados Unidos y comenzar el 2020 en Argentina.
 
¿Por qué dejar New York FC días después de jugar amistosos con la Primera? “Influyeron las conversaciones con Vinicius sobre el club, su filosofía. Me pareció Importante para completarme tener una experiencia en el fútbol argentino”.
 
Julio arrancó el año bajo las luces del Exploria Stadium, cancha del Orlando City FC. Frente al Corinthians, por la Florida Cup, no solo sumó minutos, si no que participó directamente del descuento de su equipo. “Me lo habían dado a mí, pero luego lo anotaron en contra”.
 
Una de las figuras del equipo neoyorkino es argentino, y Lansade pudo compartir sus últimos entrenamientos en EEUU junto a él: “Tuve la suerte de hacer la pretemporada con Maximiliano Moralez. Fue muy amigable conmigo”.
 
Los Lansade son futbolistas multiculturales. Llegaron al Pincha con un recorrido atípico. Su padre, Francois, les convidó el gusto por el deporte. Llegó a jugar en La Souteraine, Creuse, en Francia. Y por su trabajo de Director Financiero conocieron parte del mundo.
 
Julio pudo exprimir al máximo sus experiencias por el mundo. En Valencia quedó parte de su corazón futbolero, es hincha de la ciudad donde alguna vez jugó. Y se siente “afortunado de haber vivido en varios países, siempre pude adaptarme a las mudanzas y mantener amigos”.
 
En el verde césped
 
Puede jugar como interno o enlace. Mide 1,68m y a diferencia de su hermano, su perfil predilecto es el diestro. Intenta hacer de la pelota parada un recurso distintivo: “Siempre me animé a tirar los penales y tiros libres, además de patear generalmente los córners”.
 
Si bien sumó minutos con la primera del NYCFC, recién está realizando sus pasos de adaptación en nuestro país. Julio cree que la distancia radica en que: “el fútbol argentino es muy agresivo, físico, se corre mucho. Hay más pasión, que lo diferencia con el fútbol de EEUU”.
 
Mateo Burdisso se sumó a la Quinta división del Pincha este año, al igual que Lansade. El defensor nota en Julio un jugador con muy buena visión: “Su principal característica es la técnica, también los pases, se ve que viene de un fútbol más táctico”.
 
Maximiliano Marquestaut asegura que el brasileño tiene “muy buenos controles, se perfila muy bien y encuentra los espacios a la espalda de los medios rivales”, asimismo, lo valoró por ser un joven “inteligente que pregunta y tiene muchas ganas de aprender”.
 
Estudiantes en familia
 
Los hermanos Lansade son una novedad en el club. Vinicius (2000) y Julio (2002) son de Brasil y se sumaron a las juveniles. Su caso remite directamente al de los norteamericanos Hoyos, Michael (1991) y Kevin (1993), que coincidieron en las formativas.
 
Nacidos en nuestro país, pero hermanos al fin, los Ayala, Andrés (2000) y David (2002) integran el plantel superior. Pasando lista, en la actualidad están los Ascacibar, Julián (2001), Mariano (2004) y Lucas (2009), los González, Román (2002) y Rodrigo (2004).
 
Años atrás hubo casos como el de Diego (89) y Carlos (91) Auzqui, Nicolás (96) y Matías (95) Grasso o de mellizos en el plantel, como Santiago y Matías Barrientos (95) y Ramiro y Rodrigo Corvalán (96).
 
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4408
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636