Facundo Di Sibio: "Tenés que estar preparado siempre"

Facundo Di Sibio ataja en la categoría 2005 y a pesar de las dificultades no detiene su sueño. La asistencia del club, de una ONG y de jugadores reconocidos para acompañarlo en su carrera. 

El arquero de las juveniles del Lobo cuenta de qué manera organizaciones y personas le aportaron los materiales para entrenar sin otra preocupación. Desde vivir en la pensión del club hasta recibir el mensaje de Maximiliano Meza, fueron los hechos que vivió Facundo Di Sibio en este 2020.

Facundo nació en Misiones pero a los cuatro años se mudó La Plata. Sus papás se trasladaron por trabajo y por la salud de sus abuelos. En 2005 se añadió como el menor de cinco hermanos. Durante los cuatro meses de la cuarentena vive con sus papás y un sobrino que considera como un hermano más. Su casa queda en el barrio Aeropuerto, a las afuera del centro urbano platense.

En enero de este año su historia se conoció a través de la organización Padrinos por un día. En la publicación se expresaba que necesitaba un par de botines para comenzar los entrenamientos. De inmediato Víctor Ayala, jugador de Gimnasia, lo llamó para dárselos. Según cuenta Di Sibio, los botines llegaron pero le quedaron chicos. Estaba la voluntad del volante paraguayo de cambiarlos, pero la pandemia truncó los planes.

La pensión del Lobo le abrió las puertas este 2020. La cama cucheta en la que dormía en su casa ya le quedaba pequeña. Ahora comparte habitación con un chico categoría 2006 llamado Tiziano Anzaloni. “El club me trató bien, me dio lugar en la pensión y estoy muy cómodo. Siempre se mostró dispuesto a ayudarme. En Infantiles estaba becado por el tema de los pagos de las cuotas”, dice. Agrega que el equipo de nutricionistas y psicológicos está siempre en contacto con él.

Más personalidades se sumaron con él. Lucas Licht y su mujer le compraron un par de guantes y Martín Pautasso le regaló un par de botines. Ivo Mammini, categoría 2003, se comunicó con él para colaborar con útiles escolares.

La repercusión de la publicación llegó hasta México donde vive Maximiliano Meza. Cuenta Di Sibio que, tras haber leído la nota en Facebok, el volante ofensivo le dijo a su representante que fuera con el joven a una casa de deportes y que comprase lo que necesitara. “Le mandé un mensaje de voz en agradecimiento. Estaba emocionado porque es un jugador muy grande y lo que representa para el club”, comenta.

Padrinos por un día jugó un rol clave en su formación como futbolista. La ONG se encarga de otorgarle útiles escolares, alimentos y, según lo descrito anteriormente, fue importante en visibilizar la situación en que se encontraba. Las acciones de la fundación están direccionadas, según su página de Facebook, en “darle a las familias el empuje para que se superen”, donde los padrinos y madrinas donan lo necesario para ayudarlas en su contexto de vulnerabilidad. 

El guardameta fue convocado a la Selección Argentina Sub-15 en 2019 y también en este 2020, a pesar de la pandemia. “Una experiencia única. Conocer Ezeiza fue tremendo”, describe. Recuerda la vez que fue capitán de su categoría: “La cinta representa que sos el líder del grupo y todo lo que pasa recae sobre vos. No es fácil ser capitán. La cinta es un honor tenerla y más siendo del club”.

Con 15 años mide 1,78 metros y reconoce que entrena para mejorar en ciertos aspectos, como la voz de mando y la valentía para cortar centros. “Por ahí un día estás en tu casa y te llaman para Reserva. Tenés que estar preparado siempre”.

Confía en recuperar el ritmo de juego cuando regresen los entrenamientos grupales y los partidos. Todavía no sabe cuándo será. Debido al poco espacio en su casa, se centra en realizar ejercicios de fuerza y coordinación. Trabajos con pelota pudo hacerlos sólo un día. “No es lo mismo estar parado desde diciembre hasta la pretemporada que cuatro meses sin competir”, opina.

Debería cursar el cuarto año de secundaria, pero no pudo anotarse en ninguna por falta de vacantes. Entrena cerca de las 19 de la tarde porque no posee teléfono para conectarse a los entrenamientos del grupo, que se dan a través de Zoom

Es el segundo año de la Octava División en Juveniles y el objetivo propuesto era terminar entre los tres primeros de la tabla. Debutaron en marzo con una victoria ante Atlético Tucumán de visitante. A partir de esa fecha se suspendieron todas las actividades por el Coronavirus.

Sus mejores amigos en el club son Dylan Vera y Augusto Szutiniz. Observa con atención a Allison del Manchester City, y a Ter Stegen del Barcelona. Como dijo antes, no hay que bajar la guardia y estar listo siempre.

Reina Dos Rei, su mamá, charló con el medio Cielo Sports y habló sobre la situación económica que atraviesa la familia: “Somos muy humildes. Tengo varias enfermedades que me imposibilitan lograr una mayor economía, hago lo que puedo por ayudar. Facundo se inició de muy chiquito, le gusta y es fanático del fútbol. La verdad es que no me gustaría que se corte su sueño” (Link de la nota: Corazón de madre: la mamá de Di Sibio relató la situación que viven.

En ese sentido, el horizonte de Facundo es debutar en Primera y vivir de este deporte: “Mi primer sueldo va a ser para mis viejos. Les haría la casa y después darles todo lo que necesiten”.

 

 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4563
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636