El Pincha tiene Reservas altas

La actividad viene viento en popa y se trabaja hasta el mínimo detalle para respetar los procesos de readaptación y evitar contratiempos. Las reservas Pincharratas están fuertes

La actividad viene viento en popa y se trabaja hasta el mínimo detalle para respetar los procesos de readaptación y evitar contratiempos. Las reservas Pincharratas están fuertes

El plantel dirigido por Pablo Quatrocchi volvió al trabajo con todos los cuidados necesarios
 
 
Por Nicolás Carena (@10Nico7)
 

El regreso al trabajo en un contexto atípico incluye cuidados por la pandemia por coronavirus.
 
El plantel que constituye el último peldaño de las juveniles en Estudiantes de La Plata completa su segunda semana de prácticas bajo las órdenes del cuerpo técnico encabezado por el DT y Coordinador de Juveniles, Pablo Javier Quatrocchi. Sin resultados positivos en los tests rápidos para detección de coronavirus, y luego de más de siete meses de trabajo a distancia, en la vuelta al Country Club ‘Mariano Mangano’ en City Bell se toman recaudos que inciden en las metodologías de labor.
 
Uno de los profesionales del cuerpo médico estudiantil coordinado por el doctor Hugo Montenegro, es el doctor Felipe Galán, quien señaló el procedimiento seguido en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio: “Es el que brinda la AFA a los clubes. El Dr. Montenegro fue el que bajó el protocolo, primero para Primera y ahora para Reserva”.
 
El médico detalló en forma pormenorizada el protocolo: “Todos van en autos particulares, máximo dos por auto, con barbijo o tapaboca-nariz colocado. Se les toma la temperatura al ingresar al predio y esperan en los autos para empezar a entrenar. En la cancha se coloca alcohol en gel en las manos y se higienizan. Cada quien dispone de una silla separada por dos metros, donde dejan sus elementos personales. Allí se cambian. Luego se llevan la ropa para entrenar que les da el Club, la lavan y la vuelven a traer. Nada queda en el Club, no están habilitados los vestuarios. Y terminado el entrenamiento, se vuelven a sus autos y se retiran a sus casas”.
 
Esta nueva modalidad complejiza las tareas de los ‘profes’. Dentro de la estructura de preparación física que coordina Luciano Carnevalli, se encuentra Ezequiel Muzio, quien describió las adaptaciones en curso: “En cada trabajo hay que pensar que los jugadores no se mezclen ni conversen, que beban de su agua y no de otra botella. Hay muchos puntos que épocas normales no los teníamos en cuenta, como los trabajos de fuerza donde comparten barras y mancuernas. Tenemos que armar una logística tal que no se corran riesgos”.
 
El preparador físico también resaltó la importancia del trabajo interdisciplinario en la prevención de lesiones: “Es permanente y en conjunto con médicos, kinesiólogos y ‘profes’, viendo qué actividades tienen menor impacto. Comenzamos con actividades sin mucho freno ni arranque de alta intensidad, con cargas muy bajas y haciendo diagnósticos diarios. Cada jugador va arrojando un resultado y tratamos de discriminar tareas para encontrar la forma atlética”.
 

Con el reencuentro llegó una gran satisfacción y desahogo después del aislamiento.
 
En cuanto al lugar destinado para las actividades de campo, Galán sostuvo: “Los entrenamientos son en espacios amplios, en este caso las canchas de sintético y por ahora en grupos reducidos”.
 
El acondicionamiento a distancia que realizaban los protagonistas en sus hogares, fue disímil: “Los chicos del interior han venido con sus capacidades físicas en mejores condiciones que los de AMBA”diagnosticó Muzio y agregó: “Los jugadores que han entrenado en su casa no han podido hacer trabajos muy específicos. Quien tuvo la posibilidad de salir a correr o trabajar la fuerza porque tenía elementos, no pudo enviar un centro, patear al arco ni dar un pase”.
 
Si bien hasta el momento no hubo problemáticas físicas, ambos profesionales izan la bandera de la cautela ante eventuales molestias musculares o sobrecargas: “Cualquier consigna que uno da puede generarlo. Hay que tranquilizar al jugador, hablarle que es normal. Lo que más se puede notar en los juveniles es esa ansiedad porque entrenan al cien por ciento”, explicó Muzio, al tiempo que destacó la labor del coach Federico Berri en el aspecto mental.
 
Con miras hacia el futuro, Muzio puntualizó: “No hay fecha de amistosos siquiera, pero estamos a la orden de lo que decida Primera. Hay jugadores que, si pidieran que participen en Primera, van a estar a la altura porque han venido de sus casas con buenas condiciones físicas”.
 
La actividad viene viento en popa y se trabaja hasta el mínimo detalle para respetar los procesos de readaptación y evitar contratiempos. Las reservas Pincharratas están fuertes.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4654
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636