El elegido para continuar el legado

En junio Tomás Romero, como cada categoría '99 del fútbol argentino, tendrá definiciones: si firma contrato con el Lobo o queda en libertad de acción

En junio Tomás Romero, como cada categoría '99 del fútbol argentino, tendrá definiciones: si firma contrato con el Lobo o queda en libertad de acción

Apareció como la cara nueva en los últimos entrenamientos de Primera. Viste con orgullo la camiseta de Gimnasia desde los 4 años, pero los próximos meses serán decisivos para hacer realidad su sueño de convertirse en futbolista profesional. Desde sus inicios en infantiles hasta su presente en Reserva, pasando por la idolatría hacia su padre, el perfil de Tomás Chirola Romero.
 
Por Luciano Varrasso (@LuchoVarrasso)
 
SUS INICIOS
 
Con tan solo 4 años, Tomás Romero empezó a transitar un camino del que nunca se desviaría. En sus inicios en infantiles, Chiro arrancó formando parte de la categoría `98, una camada mayor a la que él pertenecía. Tuvo que esperar un año para que se forme la categoría ‘99, con la que luego se desarrollaría a lo largos de las divisiones juveniles.
 
Cualquiera que camine el predio de Estancia Chica se puede encontrar con diferentes lemas, uno de ellos enuncia una frase muy significativa: “Formar personas, luego deportistas”. Tomás subraya: “Que seamos buenas personas es la base de todo, es lo que te inculcan de chiquito. Si nosotros como club nos enfocamos en eso, va a dar muchos frutos”.
 
Si bien prefiere no destacar a ningún formador por encima del resto, remarca que fue dirigido por muy buenos técnicos y que todos le dejaron algo. Tanto en Sexta como en Séptima división, logró conquistar la Copa Integración con su categoría de la mano del Coco San Esteban y Martin Saggini, respectivamente.
 
Su apodo no es uno más entre tantos que resuenan en los pasillos de Estancia Chica. Desde chico, a Tomás en el campo de juego lo llaman Chiro como a su papá. Sebastián Romero es uno de los jugadores de la institución más queridos por el hincha de Gimnasia, pero su principal admirador está a su lado todos los días. “Mi papá es mi ídolo”, afirmó allá por el 2016 Tomás, al ser consultado por Inferiores Platenses.
 
UNA FAMILIA BIEN TRIPERA
 
Tomás asegura no prestarle atención al apodo, ya es algo natural para él. Sin embargo, es consciente de la historia que ata a su padre con el club: “Voy a entrenar por mí, pero a veces pienso en lo lindo que sería repetir lo que hizo él”. Admite que le gusta que lo vaya a ver jugar y que, una vez terminado el partido, suelen intercambiar opiniones. Por momentos coinciden, por momentos no.
 
La familia Romero no está ligada a la institución únicamente por estos dos nombres. Pablo, hermano de Sebastián, es director técnico de la Novena división de Gimnasia. Cristian, el otro hermano, también supo pasar por las juveniles Triperas. Joaquín, primo de Tomás, hasta hace poco tiempo formaba parte de la categoría 2003. Ahora Athina, la hermana más chica de Tomás, empieza a dar sus primeros pasos en el hockey del Lobo. “Hablar de Gimnasia para mi familia es lo más grande que hay”, explica Chiro.
 
Cuenta que en las reuniones familiares algunos allegados a veces se sorprenden al escucharlos hablando de fútbol tanto tiempo. No hay dudas de que la familia Romero respira fútbol. Y respira Gimnasia.
 
Además, el padrino de Tomás es Leandro Cufré, uno de los amigos que le dejó el fútbol y la categoría `78 a su papá. A pesar de que Cufré no reside en Argentina, Tomás guarda un especial cariño y se mantiene en contacto permanente con su padrino.
 
SU PRESENTE EN RESERVA
 
Como jugador, Tomás se desempeña en la posición de doble cinco en el equipo de Reserva, pero tiene una versatilidad que también le permite ubicarse en otros sectores de la mitad de la cancha si el sistema lo requiere. “Siempre trato de amoldarme a lo que pide el técnico y lo que pide la formación. Me siento cómodo en varias posiciones y eso es una ventaja para mí”, sostiene.
 
Tomás se define como un mediocampista mixto. En el esquema 4-4-2 que viene presentando la Reserva, se muestra como acompañante del “5” de corte, intentando colaborar defensivamente y ser una especie de nexo con los atacantes. También se puede recostar sobre la derecha, pero hay algo que nunca puede faltarle para estar conectado dentro de la cancha: el contacto con la pelota.
 
Desde sus primeros pasos, se ha adueñado de las pelotas paradas en su categoría, y en la antesala a Primera no es la excepción. Tomás dice tener confianza y hablar mucho con Leandro Martini y Mariano Messera, la dupla técnica que dirige a la división.
El porte físico no es su mayor virtud, pero con técnica, control de pelota y buena ubicación en la cancha, Tomás logra marcar diferencia.
 
En el último torneo de Reserva, disputó 13 partidos como titular y en 5 encuentros ingresó desde el banco de suplentes. “Tuvimos un muy buen torneo, al que le tocó siempre estuvo a la altura, es un plantel muy grande, le hicimos pelea a los que estuvieron arriba. Terminamos muy contentos el torneo”, comenta.
 
El selectivo Tripero cerró el campeonato con 35 unidades, que lo dejaron ubicado en la octava posición del torneo. “Estábamos muy motivados para lo que era la Copa de la Superliga pero ahora tuvimos que parar”, agrega Tomás, que jugó desde el arranque en el último partido de la Tercera ante Banfield, previo a la suspensión de la actividad.
 
EXPERIENCIA CON PRIMERA Y MARADONA
 
En la última semana de entrenamiento, entre tantas caras habituales en el plantel de primera división de Gimnasia apareció una figura poco frecuente, la de Tomás Romero.  Justamente, fue Leandro Martini quien ese mismo lunes le comunicó a Chiro que lo habían llamado para sumarlo a la práctica de Primera.
 
La tomó como una vivencia única: “Son jugadores con experiencia, la mayoría jugaron mucho tiempo en primera. Son más rápidos desde la cabeza, después el ritmo y la intensidad no varían tanto en comparación a Reserva, en las dos categorías es alto”, analiza. Y agregó: “El Gallego Méndez en el bloque de reducido daba muchas consignas, me dio consignas a mí, me hizo sentir uno más”.
 
No fue la única ocasión en la que participó de un entrenamiento de Primera. En 2018, Pedro Troglio lo había incluido en una lista de jugadores que durante algunas semanas entrenó a la par de la máxima categoría. Pero la experiencia más significativa con el primer equipo la tuvo cuando pudo conocer a Diego Armando Maradona.
 
El año pasado, en un amistoso entre la Reserva y el plantel profesional del Lobo, Tomás Romero tuvo la posibilidad de mostrarse ante los ojos del astro argentino y hasta incluso tomarse una foto con él una vez terminada la práctica. Sin embargo, ese no fue su primer encuentro ni su primera foto con Diego. Cuando era muy chico pudo conocerlo en un partido a beneficio en el que coincidieron su papá y Maradona.
 
“Pensé que iba a ser la única vez que lo iba a ver en mi vida. Que venga al Lobo es increíble, nadie lo imaginaba. Verlo en Estancia con nosotros es único”, contó maravillado el categoría ‘99.
 
UN SUEÑO QUE LO DESVELA
 
La pandemia llegó para interrumpir el curso natural de todas las actividades en el país, y el fútbol, lógicamente, no está exento. En épocas de cuarentena, Chiro no afloja y sigue entrenándose en su casa pensando en los próximos meses, que serán cruciales para definir su futuro futbolístico.
 
En junio, el club deberá decidir si le ofrece un contrato o si lo deja en libertad de acción. Tomás, de todas maneras, se muestra muy tranquilo: “No siento presión, sí sé que falta poco para que llegue junio, pero lo tomo bien, como un desafío, espero que llegue la fecha y poder firmar contrato”.
 
Algunos de sus compañeros en las formativas ya tuvieron su chance en Primera división, otros de gran talento aún aguardan por una oportunidad. Su padre ya marcó una época en la institución, ahora será el turno de Tomás Romero, que lleva los colores azul y blanco en lo más profundo de su corazón y mantiene vivas las esperanzas: “El sueño es el mismo de siempre: poder debutar en Gimnasia”.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4484
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636