El balance de las juveniles triperas

Repasamos cómo le fue a las categorías del Lobo en este 2019.
 
El 2019 de las juveniles de Gimnasia terminará este seis de diciembre con la finalización de los entrenamientos. Su participación en la Superliga Juvenil se dio hasta el nueve de noviembre y es momento de balances, de dar y barajar de nuevo, de observar los puntos fuertes y débiles de cada equipo.
 
Mostró un paso adelante este año al aumentar su competitividad ante clubes fuertes en formativas como Lanús, Vélez y el denominado grupo de los cinco grandes. El primer semestre contuvo a tres categorías que pelearon el torneo hasta la última fecha, pero lamentablemente no se pudo llegar a la final. La tabla general del primer torneo marcó que Gimnasia se posicionó en séptimo lugar con 133 puntos, por encima de Argentinos y Racing. El segundo campeonato quedó en 17° posición con 93 unidades.
 
Por otra parte, demostró ser más que Estudiantes en los duelos mano a mano. Once puntos logrados en la primera jornada de clásicos, y nueve en la segunda.
 
El segundo semestre se vio un declive desde los resultados. Sin embargo, muchos jugadores que rindieron en sus categorías fueron ascendidos a Reserva y eso es destacable.
 
Acá repasamos el andamiaje de cada categoría en este 2019: 
 
Cuarta
 
La Cuarta de Jorge San Esteban cumplió su objetivo de dar rodaje a los juveniles que están en Reserva pero no suman minutos, y de quienes no están pero ante la subida de sus compañeros al selectivo pueden mostrar sus cualidades. La rotación constante sirvió para observar a muchos jugadores interesantes para la temporada venidera, sobretodo chicos categoría 2000.
 
En rendimiento y resultados, tuvo su pico alto en el primer semestre y un declive en el segundo. En el primer torneo se sumó un total de 29 puntos, producto de nueve victorias, dos empates y dos derrotas. Estuvo a dos unidades de acceder a la final para definir al campeón, a la que llegó Boca y perdió contra River por penales. En el segundo, no se llegó ni a la mitad de lo conseguido previamente: once puntos, producto de tres victorias, dos empates y nueve caídas. La razón se encuentra a que muchos jugadores fueron ascendidos a Reserva para la temporada 2019/2020 y algunos de ellos debutaron en Primera.
 
El partido destacado que significó una muestra de carácter y juego fue el clásico disputado en agosto. Los dirigidos por el Coco se fueron al entretiempo con el marcador 0-1, pero en la etapa complementaria los goles de Bruno Palazzo y Nicolás Aires le dieron la victoria al Lobo.
 
Quinta
 
Lucas Lobos se calzó por primera vez el buzo de director técnico para ponerse al mando de la Quinta División. Los categoría 2001 arrancaron de manera prometedora en marzo y abril de 2019. Sin embargo, el equipo cayó ante Racing –uno de los líderes-, se mostró irregular y no pudo estirar ese buen inicio. 33 puntos resultó el acumulado del año con un total de nueve victorias, seis empates y doce caídas (19 y 14 puntos en cada torneo).
 
De a poquito muchos futbolistas suman experiencia en un nivel más exigente. Alan Lescano, Zago Zegarra, Matías Bazzi y Nahuel Manganelli subieron al equipo de Leandro Martini y Mariano Messera. Zago, ese extremo movedizo e impredecible se instaló como un jugador importante en el esquema del binomio que dirige la Reserva. Como titular o siendo el primer cambio, se constituyó en un proyecto a desarrollar.
 
Sexta
 
La categoría 2002 se acomodó a medida que transcurrió el año y su pico de rendimiento se encontró en julio y agosto. Tras un primer semestre donde las victorias costaron, el segundo los encontró con una mayor conexión de equipo. Tomás Muro fue el goleador con diez tantos, aunque no se puede dejar de mencionar las actuaciones de Justo Sosa, Giuliano Colombo y Rodrigo Juárez.
 
“Tuvimos altibajos pero redondeamos un año bueno. Estuvimos peleando el torneo hasta hace dos o tres fechas. Tenemos un buen plantel y somos todos amigos”, comentaba Colombo en IP Radio.
 
34 puntos fueron los sumados en el año entre los dos torneos. 15 en el primero, 19 en el segundo. En total metieron 33 goles y le convirtieron la misma cantidad.
 
Se constituyó en la categoría que más puntos sumó en el segundo semestre. Los chicos de Norberto Toledo encauzaron el camino. El partido más destacado fue el 5 a 0 ante Boca por la primera fecha del primer torneo.
 
Séptima
 
Los dirigidos por Rodrigo Roselli estuvieron cerca de llegar a la final de la Superliga en el primer semestre. Salieron segundos con demostraciones de buen juego y un gran entendimiento entre ellos. La cuota goleadora de Ivo Mammini y el buen toque de Leandro Mamut se trasladaron a la Reserva. Ese es el gran resultado de la 2003.
Respecto a los números fueron los siguientes: 26 puntos el primer semestre y a dos del puntero Lanús. Un torneo donde hubo sólo tres derrotas y dos empates. 29 goles anotados y veinte en contra. El segundo campeonato costó más. De las 8 victorias conseguidas anteriormente, se lograron la mitad. Se sumaron 16 puntos con 16 goles a favor y 17 en contra.
 
Para suplir esas ausencias aparecieron jugadores que al tener minutos se destacaron. Los delanteros Brandon López, Benjamín Domínguez y Martín López cumplieron con goles y se mostraron como variantes interesantes en el ataque. La habilidad de regate de Mateo Cardozo es para resaltar porque fue la carta de gambeta para el equipo.
Ignacio Miramón fue una de las revelaciones de la división. El oriundo de Bolívar llegó este año y se asentó en la parte media de la cancha. Alan Chacón se colocó el overol y se encargó de recuperar cada pelota perdida y pasársela a los compañeros.
 
La defensa se mostró segura en el torneo. La dupla central Gonzalo González y Gonzalo Delendati se acomodó de buena manera. Recordemos que González empezó a jugar de central este año porque antes era delantero. En los laterales Jorge Cabello y Rodrigo Rodríguez aportaron subida al ataque y cierre defensivo oportuno. Por último, el puesto del arquero estuvo ocupado en mayor medida por Alejo Medina.
 
Octava
 
Los dirigidos por Alberto Banfi y Pablo Romero fueron de “menor a mayor”, como expresó Gustavo Sibila el lateral derecho de la 2004. El arquero Luciano Acosta resultó como el poseedor de la valla menos vencida en las juveniles de AFA con 26 goles recibidos en 27 partidos. La defensa también contribuyó a ello. Lautaro Greco y Joaquín Brizuela fueron las torres que se encargaron de despejar cualquier atrevimiento del rival en el área.
 
Sumaron 37 unidades en 27 partidos con diez victorias, siete empates y diez derrotas. 28 goles a su favor y 8 de ellos los marcó Tomás Ancherogguon, juvenil que aporta siempre con su poder ofensivo.
 
La victoria más importante por conseguirla de visitante y de manera agónica fue el 1-0 a Estudiantes en City Bell. Santino Primante cabeceó en el área y desató el festejo de todo Gimnasia. Es la única categoría que ganó los dos clásicos del año y no es poco.
Es un equipo que dispuso de muchas ocasiones de gol pero quizás le faltó esa puntada final. Este 2019 le costó el inicio pero en la segunda parte del año el engranaje del equipo comenzó a funcionar.
 
Novena
 
La categoría 2005 dejó buenas sensaciones en su primer año como Juveniles. Se constituyeron en la segunda valla menos vencida con 27 tantos. Su primer torneo de adaptación lo terminaron en segundo lugar con 25 unidades con 20 goles a favor y sólo 9 en contra. Si las reglas del Torneo Segundo Semestre hubiesen sido las mismas que en el primero, los chicos de Andrés Ramos estaban clasificados a semifinales.
 
En el segundo campeonato finalizaron en séptimo puesto con 17 puntos con cinco victorias, dos empates y siete caídas. Es una base que proviene de Infantiles donde se sumaron otros juveniles que le dieron un plus al equipo. Agustín Areco marcó 11 de los 34 goles que llevó adelante este equipo.
 
En el arco se mostró muy seguro Facundo Di Sibio, el misionero que tuvo atajadas importantes en Estancia Chica. En la defensa Thomas Mielniczuk se encargó de evitar los goles en su arco y de marcarlos en el ajeno. El capitán continúa con su buena regularidad desde Infantiles. En el mediocampo Facundo Di Sibio evidenció muestras de buen toque, sacrificio para cubrir el medio y la banda. Junto a Augusto Szutiniz y Genaro Quintana dominaron la zona crucial del campo. Por último, mencionamos de nuevo a Agustín Areco que fue la lanza del ataque de la 2005.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4243
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636