Chávez, cada vez más cerca de sus anhelos

Lautaro Chávez festejando uno de sus tres goles en City Bell. Foto: Julián Martínez

Lautaro Chávez festejando uno de sus tres goles en City Bell. Foto: Julián Martínez

“Mi sueño es jugar en la Primera de Gimnasia y en la Selección”, tituló este medio en julio del 2017 luego de una extensa entrevista en el piso de la 221 Radio con la “Joya” que tiene el Lobo, Lautaro Chávez. Esta tarde el juvenil Tripero con apenas 16 años irá al banco de suplentes en el Clásico y el miércoles por primera vez participará de un entrenamiento de la Selección Argentina Sub 20.
 
Mucho se habla del jugador más joven que esta tarde podría sumar minutos en el Clásico de la ciudad. Facundo Sava decidió que Lautaro la joya Chávez, luego de su primera pretemporada con Primerasea convocado por primera vez para un partido de Primera División; y justo, en la fecha más especial.
 
El mismo día que Lautaro Chávez recibió esa noticia, también le informaron que fue convocado para participar de los entrenamientos de la Selección Argentina Sub 20 y deberá presentarse en el Predio de Ezeiza el miércoles próximo.
 
SU LLEGADA AL LOBO
 
A fines del 2015 Andrés Yllana fue nombrado como el máximo responsable de las Juveniles Mens Sana y parte de su equipo de trabajo se encargaba de buscar jóvenes promesas por el interior del país. Así, Hernán Darío Ortiz llegó a Corrientes en donde un importante número de chicos participó de la jornada de entrenamientos. El apuntado fue un desfachatado zurdo, gambeteador, que eligió jugar de mediocampista central, como lo hacía en su Club Atlético Central Goya.
 
El Indio Ortiz le dijo que era “muy habilidoso y que le gustaba su técnica” y lo convocó a La Plata. Lo probó con la categoría 98 –chicos tres años mayores que él- y tras un intenso entrenamiento en el que gambeteó y la pisó le dijeron que vuelva a Corrientes. A los pocos días llamaron a su papá para ofrecerle un lugar en la pensión. La decisión fue difícil para el joven de 15 años, pero eligió buscar su sueño.
 
Ese año, si bien se destacó en su categoría, Lautaro extrañaba mucho a su familia y un nexo importante para convencerlo de que se quede fue Ignacio Fernández. El actual mediocampista de River lo invitó a cenar, le regaló su camiseta y le contó lo que él hizo para llegar a Primera. Antes de ese encuentro, Nacho ya era el ídolo del correntino y ese día fue una pieza fundamental para el presente que hoy atraviesa Chávez.
 
Ese 2016 el correntino dejó su viejo puesto de mediocampista recuperador para ser jugador ofensivo y en Octava división jugó 19 partidos y marcó 15 goles. También ese año Andrés Yllana, en el mes de mayo, lo citó para jugar en ReservaChávez dejaba su Lavalle para dar pasos agigantados.
 
Y el 2017 sería definitivamente su explosión. Si bien la Séptima división tuvo un andar irregular a lo largo del año, él fue el sello distintivo de esa divisional. Jugó 27 partidos y convirtió 25 goles-la categoría en su totalidad marcó 56-. No sólo eso, hizo 3 goles en el clásico en City Bell, siendo la figura excluyente del 3-3 ante Estudiantes y también jugó 6 partidos en Reserva, dándose su debut oficial justamente en el Estadio del Bosque.
 
“El Bosque es una cancha muy linda, tenés espacios, la recibís mucho y podés tener muchos mano a mano”, dijo luego de su debut.
 
Con la temporada finalizada, con su primer contrato firmado y una cláusula de 10 millones de dólares que el club le puso para blindarlo, Lautaro Chávez se adjudicó el premio que otorga este medio hace diez años, el Inferiores Platenses de Oro y días después fue elegido por el coordinador como el mejor jugador de las divisiones inferiores de Gimnasia, adjudicándose el distintivo que otorga AFA a un jugador por Institución.
 
Con la salida de Mariano Soso de la conducción técnica del primer equipo, Facundo Sava tomó las riendas y luego de mantener charlas con el equipo de trabajo del fútbol formativo y ver videos, llamó a Lautaro Chávez, ese joven que en 46 partidos jugados en Juveniles había convertido 40 goles, para hacer su primera pretemporada. Hoy, 10 de febrero de 2018 fue convocado por primera vez, nada más ni nada menos que ante Estudiantes.
 
“Se concretará el sueño del chico humilde hoy está todo en la mano del señor gracias dios por tantas alegrías”, publicó Chávez en su muro personal de Facebook hace minutos desde Estancia Chica y ansioso por saber si estará en el banco de los relevos.
 
LAVALLE SUEÑA
 
De muy chico, recuerda su papá Walter, a Lautaro, el anteúltimo de seis hermanos (cuatro mujeres y dos varones), no le duraban nada las zapatillas porque pateaba todo lo que encontraba en el piso del pequeño pueblo de Lavalle en Corrientes.
 
Y es que a Chávez de chico le inculcaron el fútbol.  Con cuatro años quiso jugar en la escuelita, pero no lo dejaban porque tenía como tener mínimo 5. Pero como su papá es un exfutbolista muy reconocido allá y su hermano, Matías Chávez, también era un gran jugador, le permitieron probarse y rápidamente quedó. Comenzó a jugar en Central Goya y con 12 años lo hacían jugar en cuatro divisiones mayores que la suya en los torneos provinciales.
 
En el momento que Gimnasia llegó a su vida, se desempeñaba en Club Atlético Central Goya y allí jugaba de mediocampista central junto a su hermano, según él, su gran maestro y guía con esto de la pelota. Él la robaba en el centro de la cancha y se la tocaba siempre a su hermano. 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 3882
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636