Bautista Kociubinski: Una vida en Estudiantes y un debut soñado

Bautista Kociubinski ingresó al minuto 83 en el duelo ante Platense y se convirtió en el séptimo debutante en la era de Ricardo Zielinski. Antes tuvieron su estreno Bruno Valdez (19), Deian Verón (21), Jerónimo Pourtau (21), Franco Zapiola (20), Nicolás Palavecino (18) y Ezequiel Naya (20). Conocé la historia del volante que llegó al club siendo un niño, creció en el Country de City Bell y hoy disfruta tras haber cumplido un sueño.

 

El pitazo final de Diego Abal el viernes pasado dejó un sinsabor en el Estadio Jorge Luis Hirschi. El Pincha desperdició una buena oportunidad en la lucha por el campeonato, pero nada le quitó la felicidad al mediocampista que hizo su estreno. "Llegó el día que soñé toda mi vida", escribió Kociubinski en sus redes sociales luego del encuentro ante el Calamar. La frase 'toda mi vida' tiene un sentido prácticamente literal. Esto se debe a que su carrera en el fútbol la inició de pequeño. Y nunca cambió de club, algo curioso. Con apenas cinco años fue uno de los fundadores de la categoría 2001 que empezó a forjarse, allá por el año 2006, en el Country Club.

 

Volante ofensivo. Conductor. De esos que necesitan estar constantemente en contacto con la pelota. Para jugar, claro está, pero principalmente para hacer jugar. Así fueron las primeras condiciones técnicas que mostró el platense en el club. Arribó a la institución por el simple hecho de tomar al fútbol como una diversión, pero con el paso de los años se dio cuenta de que estaba para algo más.

 

Paulatinamente fue convirtiéndose en un futbolista más funcional. Dejó de ser el clásico enganche para transformarse en un jugador con condiciones defensivas. Así le aportó mixtura a su juego. Este cambio propio del fútbol y de las enseñanzas que aportan quienes forman a los jóvenes, le dio la posibilidad de desempeñarse en otras posiciones dentro del campo. Doble cinco, volante interior, mediocampista de contención y, más cercano en el tiempo, marcador central. A pesar de cumplir diversos roles, lo que nunca cambió fue su técnica, algo que ha ido potenciando desde aquellos tiempos en los que usaba la camiseta número 10 y era el encargado de ejecutar los tiros libres, hasta el día de la fecha. Hoy su posición ideal se encuentra en la mitad de la cancha. Puede jugar con un compañero a su lado o ser el único volante de contención. Tiene buen pase y buena visión. También criterio a la hora de circular el balón. 

 

Entre el 2017 y lo que va del 2021, Kociubinski vivió momentos imborrables para la carrera y la vida de un jugador. Con apenas 16 años, siendo uno de los destacados de su categoría, despertó el interés de Nelson Vivas, DT del Plantel Superior, que lo promovió para que entrenara junto al equipo. En ese momento, el Pincha estaba disputando la Copa Libertadores y tenía entre sus filas a Juan Sebastián Verón, que meses después se retiraría por última vez del fútbol profesional. Si bien fueron apenas algunas prácticas, Kociubinski tuvo el privilegio de compartir momentos junto a varios de sus referentes. 

 

El 31 de enero de 2019, Leandro Desábato, en ese entonces entrenador de la Reserva, decidió hacer debutar a un joven mediocampista de la categoría 2001. Lo puso como titular en el partido ante Vélez, le dio la camiseta número diez y le entregó libertades para jugar de mitad de cancha hacia adelante. Ese pibe fue Bautista Kociubinski, que hizo su estreno en la divisional con 17 años y, luego del partido, auguró: "Intentaré tener regularidad en esta categoría".

 

Meses más tarde, el volante fue convocado para integrar la nómina de sparrings que acompañó al seleccionado dirigido por Lionel Scaloni a disputar la Copa América en Brasil. Tuvo la posibilidad de entrenar junto a futbolistas de élite, entre los cuales -obviamente- estaba Lionel Andrés Messi. “En el primer entrenamiento me tocó entrar en un reducido con él. Yo estaba muy nervioso, se la quería dar a él nomás. Muchas veces por la jugada no se la tenía que dar y a veces por dársela sin razón la terminé perdiendo. Yo quería  tirar una pared con él”, comentó en diálogo con este medio.

 

Y para coronar un año soñado, fue un pilar elemental de la consagración de la Quinta División comandada por Maximiliano Marquestaut. Terminó con el pelo teñido de rubio debido a una promesa que cumplió junto al grupo por haber logrado el objetivo, y todos festejaron el título en UNO, en la previa al partido ante Atlético Tucumán que marcó el regreso a casa para los hinchas del León. Poco menos de dos años después de esa celebración, pero en este caso sin gente en las tribunas, Kociu debutaría en la máxima categoría de Estudiantes.

 

Si bien el Pincha tiene alternativas en su posición, el volante puede cumplir funciones interesantes en el equipo de Zielinski. “A los chicos intentamos llevarlos de a poco”, repite el entrenador siempre que se le consulta sobre la adaptación de los juveniles. Sin lugar a dudas que llevará su tiempo, pero Kociubinski es uno de los proyectos atrayentes que empieza a asomar en el radar de la Primera División del León.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 5013
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636